Despliega el menú
Aragón

Lambán califica de "primer acto de rebelión" la negativa de Cataluña a devolver los bienes

Reclama a la juez que haga cumplir la sentencia de Sijena "con todos los medios a su alcance". Descarta la vía del diálogo y censura al Gobierno catalán por actuar de forma antidemocrática.

Lambán en su visita a Expo Empresarial.
Lambán en su visita a Expo Empresarial.
Guillermo Mestre

"El primer acto de rebelión frente al Estado de derecho fehaciente y manifiesto de la Generalitat es el que está manteniendo con los bienes de Sijena. Un ejemplo de su actitud respecto a España". De este modo, el presidente aragonés, Javier Lambán valoró ayer la negativa del Gobierno catalán de acatar la sentencia que le obliga a devolver los 44 bienes retenidos en el Museo de Lérida, cuyo plazo expiró el pasado lunes. A su juicio, este litigio no solo se reduce a una cuestión del patrimonio aragonés, sino al "cumplimiento de la ley, de la democracia".

Por ello, reiteró la exigencia del Gobierno de Aragón a la jueza que instruye el caso de los bienes de Sijena que haga cumplir el retorno de las obras y, sin citar la petición de enviar a la Policía Judicial a Lérida, le instó a recurrir "a todos los medios legales a su alcance". Así, lamentó que la vuelta del patrimonio dependa exclusivamente de una decisión judicial que no acaba de llegar.

El líder socialista se estrenó ayer tras la vuelta de sus vacaciones con una cerrada defensa de la gestión del conflicto que ha desarrollado su gabinete. Una vez más, descartó la vía del diálogo y la negociación con el Ejecutivo catalán abierta al principio de la legislatura por su consejera de Educación y Cultura, Mayte Pérez. "Estuvimos a punto de alcanzar algún tipo de acuerdo para solucionar parte del conflicto, pero la reacción de los socios del Gobierno de Cataluña puso de manifiesto que no se puede dialogar ni sobre esto ni sobre ninguna otra cuestión", dijo.

Dura respuesta a Podemos

En el transcurso de una visita al parque empresarial de la Expo, el presidente defendió la necesidad de que se ejecute provisionalmente la sentencia del Juzgado de Instrucción número 1 de Huesca, sin esperar a que se pronuncie la Audiencia Provincial sobre el recurso presentado por Cataluña. "Nadie en Aragón debería estar en una posición distinta no solo por defender los intereses de Aragón, sino el Estado de Derecho y la democracia", manifestó tras las críticas de Podemos al papel desempeñado por la DGA, que tildó de "teatrillo vergonzoso" y a la ausencia de una vía de diálogo.

Lambán reclamó a sus socios de investidura que fueran "más justos en el reparto de culpas y responsabilidades" en este asunto y les instó a dirigir "toda su artillería de opinión y mediática hacia los verdaderos responsables de lo que está ocurriendo", en alusión a la Generalitat. "No se puede estar en misa y repicando", les advirtió.

No obstante, centró su mensaje en el "acto de rebelión" independentista que, a su juicio, supone el incumplimiento de la sentencia. Esto le llevó a criticar el "comportamiento antidemocrático" que supone y que relacionó directamente con la "hoja de ruta secesionista". Y añadió: "No merece más que reproches y toda clase de descalificaciones".

El presidente también se desvinculó de la petición del Ayuntamiento de Villanueva de Sijena de solicitar a la juez que intervenga el Tribunal Supremo por la vía penal contra el actual consejero de Cultura catalán, Lluís Puig, y su antecesor, Santi Vila, por desobediencia. En este caso fue categórico al señalar que el propio auto de la jueza dejó claro a lo que se podían enfrentar si no devolvían los bienes. Sobran más decisiones y movimientos que los que están puestos sobre la mesa", valoró.

La Generalitat no se pronuncia

Mientras, fuentes oficiales de la Generalitat descartaron referirse a los pronunciamientos del presidente Lambán y del Ayuntamiento de Villanueva de Sijena y señalaron su que consejero de Cultura inició ayer sus vacaciones.

Etiquetas
Comentarios