Aragón

Casi 11.000 familias aragonesas cuentan con una segunda vivienda en Salou o Cambrils

Los vecinos de la Comunidad representan en verano el 5,7% del turismo de todo el mundo que recibe la Costa Dorada. La ocupación hotelera prevista en verano en la zona puede superar el 90% por el incremento del turismo británico.

La playa de Salou, a tope
Salou, a tope
Efe

Cada verano los aragoneses son fieles a las playas de la Costa Dorada, a pesar de que la oferta de destinos es cada vez más amplia. A ello contribuye que casi 11.000 (10.846) cuentan con una segunda residencia solo en Salou (5.508) o Cambrils (5.338), según los datos facilitados desde ambos Ayuntamientos. Un número que se quedaría corto si sumásemos las casas que los vecinos de la Comunidad también poseen en otras localidades de esta parte del litoral mediterráneo como La Pineda (Vilaseca), El Vendrell y Calafell.

Los aragoneses están entre los principales clientes nacionales. Las cifras recogidas por el Observatorio de Turismo de la Costa Dorada reflejan que el verano pasado representaron el 5,7% del total de visitantes (tanto nacionales como extranjeros) que recibió este litoral y el 10,6% de los viajeros españoles. Lógicamente, los catalanes, con un 22,5% del turismo total, lideran este ranquin. Solo los veraneantes procedentes del País Vasco, con un 7,5%, superan a los oriundos de la región aragonesa. Los navarros ocupan el cuarto puesto de esta clasificación estival, con un 4,8%.

Este podio no ha sido siempre así. Hace una década los catalanes, naturalmente, también se llevaban el oro, representando el 26,2%. Pero la plata les correspondían a los aragoneses, con un 9,4%, y el bronce era para los vascos, con un 5,6%.

¿Los principales motivos que llevan a los aragoneses a la Costa Dorada? Un estudio de 2015 del Observatorio refrenda las intuiciones: poseer una segunda residencia (39,3%), la proximidad y ubicación (28%) y la costumbre y el hábito (16,5%).

Sin ofertas de última hora

El notable incremento del turismo británico, que ha posibilitado un 20% más de reservas anticipadas, y la recuperación de un mercado ruso que se había perdido en las últimas campañas ha propiciado que la ocupación hotelera pueda alcanzar este julio el 90% y para agosto se cuelgue el cartel de ‘completo’ durante algunos periodos. "Las expectativas son muy buenas y esperamos recuperar los índices de ocupación de antes de la crisis. Hay un repunte tanto por temas geopolíticos, por la sensación de inseguridad en otros destinos, como por la vuelta del viajero ruso", apunta Sergio Ibarbuen, portavoz de la Asociación Hotelera Salou-Cambrils-La Pineda, que reúne el 86% de las plazas de la Costa Dorada.

Los ‘perjudicados’ de esta situación van a ser los clientes nacionales ya que, aunque quedan plazas, los que se animen a última hora no van a encontrar promociones ni ofertas con descuentos. Sergio Ibarbuen, también director del Hotel H10 Salou Princess, describe al turista aragonés como "súper maduro" y "fiel" y en el que "hay una constante renovación generacional". "En temporada alta acude gente bastante joven y funciona mucho la tradición familiar", dice.

Por eso, al usuario de la Comunidad, un mercado de proximidad vital para el sector, hay que ofrecerle novedades, que esta temporada pasan, entre otras, por el Ferrari Land y por la presencia en Port Aventura del Circo del Sol con su espectáculo ‘Varekai’. Se da la circunstancia de que Ibarbuen es zaragozano y llegó con 23 años a Salou, recién acabada la Universidad, en busca de trabajo.

Otra tendencia positiva son los síntomas de recuperación que empieza registrar este año el mercado de la vivienda en Europa. Un reciente informe publicado por HERALDO indicaba que las localidades de la Costa Dorada mostraban signos evidentes de esta mejoría.

Etiquetas
Comentarios