Despliega el menú
Aragón

Preocupación en las zonas frutícolas de Zaragoza por la campaña de riegos.

Los embalses de Huesca, en cambio, apenas notarán la falta de agua este año.

Situación del embalse oscense de La Sotonera, que está al 94% de su capacidad.
Preocupación en las zonas frutícolas de Zaragoza por la campaña de riegos.
Javier Navarro

Las zonas hortícolas y frutícolas de buena parte de la provincia de Zaragoza no saben cómo acabarán la campaña de riegos este año. Los agricultores de Calatayud, La Almunia o Tauste temen que cuando llegue agosto no puedan echar ni una gota a sus cultivos. Aseguran que no recuerdan una sequía igual y afirman que es la peor situación de los últimos cinco años.

En el caso de los regantes del Huerva, que llevan con restricciones severas desde principios de junio (en algunos casos han dado ya por finalizada la campaña) ahora temen que las cosechas de frutales, viñedos y huerta acaben perdiéndose por falta de agua con qué regar.

Los embalses de los que depende esta zona están entre los que presentan peor situación (Las Torcas está al 29% de su capacidad y el de Mezalocha, que es privado, no está mucho mejor). A lo que hay que sumar que queda poco margen para consumos agrícolas teniendo en cuenta que el uso de boca es prioritario y que deben respetarse los caudales ecológicos. En el Jalón son un poco más optimistas. A pesar de que los regantes han tenido restricciones desde el inicio de la campaña confían en poder acabarla.

Sin problemas en Huesca

En cambio, los embalses de la provincia de Huesca no parece que este año vayan a tener grandes problemas de agua. El último parte de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) refleja que todos ellos están por encima del 90% de su capacidad. Incluso alguno se encuentra en mejor situación que el año pasado. Esto significa que, al menos las comunidades se regantes de la margen izquierda del Ebro, no van a tener que sufrir las restricciones de agua que ya se están notando en la margen derecha.

La inquietud es otra. La situación por la que pasó en 2016 el embalse de Barasona ha hecho mella en la comarca de la Ribagorza que teme que, si la situación no cambia y no llegan las lluvias, vuelva a ocurrir lo del año pasado. De hecho, tanto el Ayuntamiento como los empresarios de la zona lamentan que no haya compromisos para evitar los problemas que ya se registraron en 2016.

Etiquetas
Comentarios