Despliega el menú
Aragón

Los regantes piden un decreto de sequía para el eje del Ebro y la margen derecha del río

Recuerdan que esta situación de falta de agua se paliaría con una mejor regulación que pasa por construir infraestructuras.

César Trillo, presidente de los Regantes del Ebro.
Los regantes piden un decreto de sequía para el eje del Ebro y la margen derecha del río
Rafael Gobantes

La Junta de Gobierno de la Federación de Regantes del Ebro ha dado el paso. En la reunión mantenida el viernes, aprobaron por unanimidad pedir (al Gobierno de Aragón y a la Confederación Hidrográfica del Ebro) que se emita un decreto de sequía para el eje del Ebro y la margen derecha del río, zonas donde la sequía es extrema.

El presidente de los Regantes del Ebro, César Trillo, explicó ayer cómo está la situación: "La margen izquierda del río y los que regamos aguas abajo del embalse de Mequinenza no tenemos problemas de sequía –afirmó–. Los sistemas de riego de Bardenas, el Aragón y Cataluña, Riegos del Alto Aragón, Urgel, Miñana y los dos Deltas acabaremos bien la campaña". Otra cosa es el eje del Ebro y la margen derecha. "Parte de las comunidades que toman agua directamente del Ebro: el canal de Lodosa, el Imperial y el de Tauste. Y ríos como el Jalón, Aguasvivas y Guadalope van a tener problemas", aseguró Trillo.

El presidente de los Regantes del Ebro explicó que desde que empezó la campaña, en esas zonas ya están regando con restricciones, pero la situación puede empeorar si no llueve. "Cuando llegue agosto se pueden quedar secos. Sin una gota de agua, y los cultivos morirán", afirmó.

La extrema sequía que padece todo el eje del Ebro y la margen derecha hace imprescindible, aseguró, un decreto de sequía. Por ello van a presentar la petición ante la CHE y ante el Gobierno de Aragón (en la reunión que mantendrán el próximo día 29 en la Mesa de la Sequía). De la DGA esperan que presione a Madrid (el Gobierno central es el competente en esta materia) y que estudie la posibilidad de aprobar medidas que palíen la situación: adelantar anticipos de la PAC, bonificaciones a los seguros agrarios, etcétera.

En cuanto a la situación de sequía extrema que se vive en algunos puntos de la cuenca del Ebro, Trillo aseguró que el problema fundamental es la falta de regulación: "Hay que almacenar el agua cuando se tiene para utilizarla cuando falta. Es algo que estamos viendo año tras año –dijo–. Casi todos los inviernos tenemos inundaciones y grandes riadas en el Ebro y cuando llega el verano hay grandes sequías". "Aguas abajo del embalse de Mequinenza no hay tanto problema –añadi– porque el río está regulado. En cambio, la margen derecha no está bien regulada y además no tiene nieve".

Etiquetas
Comentarios