Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

¿Quieres conocer los secretos del cielo de La Portellada?

La comarca del Matarraña ha organizado un taller de astronomía que tendrá lugar el próximo 12 de julio. Está dirigido a jóvenes de entre 11 y 35 años.

El Salt de La Portellada es uno de los lugares más bonitos de la comarca.
El Salt de La Portellada es uno de los lugares más bonitos de la comarca.
Matarraña Turismo

El Departamento de Juventud de la Comarca del Matarraña ha organizado, para el próximo 19 de julio, un taller de astronomía, actividad que se enmarca dentro del programa  '4 lunas de verano', un compendio de actividades para jóvenes de entre 11 a 35 años, que se celebrarán durante los meses de verano.

Al ser plazas limitadas, las inscripciones deberán realizarse antes del 12 de julio de 2017 www.comarcamatarranya.es

Durante dos intensas horas, las personas interesadas podrán disfrutar de la interpretación del cielo por parte de un experimentado astrónomo, y con  telescopios profesionales.

La cita será en la ermita de San Miguel, en la localidad de La Portellada, y está previsto que la salida tenga lugar, desde la plaza de la localidad, a las 21.45.

Aprovechando esta actividad, se puede recorrer también este bello rincón de la provincia de Teruel, que destaca por su rico patrimonio artístico y cultural.

Entre los edificios civiles sobresale el Ayuntamiento, que se construye a principios del s. XVII. Este edificio se conocía originariamente como casa de la Cofradía de San Cosme y San Damián, ya que eran sus miembros los que se encargaban de la administración económica, social y política de la localidad ya que La Portellada era entonces un barrio de La Fresneda.

En el caso de las construcciones religiosas, destaca la iglesia de la localidad, dedicada a San Cosme y San Damián, que se levantó en el siglo XVII. Es una construcción de mampostería y sillería que consta de tres naves de tres tramos y un crucero con cúpula sobre pechinas. Sobre todo el conjunto llama la atención un curioso chapitel que corona la torre, y que es una reproducción en cobre del original de zinc

La Portellada cuenta con la ermita de San Miguel, que se eleva en una colina y que fue levantada a principios del s. XVIII. Durante la epidemia del cólera de 1885, sirvió de hospital para guardar la cuarentena y los vecinos del pueblo suministraban los alimentos a los enfermos, dejándolos a medio camino.

La escapada también se puede aprovechar para descubrir el salto de agua del río Tastavins, afluente del río Matarraña,  uno de los lugares más bonitos de la zona.

Más información en el Suplemento Aragón, un país de montañas.

Etiquetas
Comentarios