Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Benasque aprueba el convenio de Cerler, la mayor operación inmobiliaria del Pirineo

Da vía libre al desarrollo de 2.000 viviendas junto a la estación, para lo que otorga un plazo de diez años a Aramón. Lo apoyaron PAR y PSOE y lo rechazaron PP y Cambiar.

Los planes urbanísticos pasan por levantar 2.000 viviendas en Cerler.
Aramón salva la demanda de 40 millones por la demora en la operación urbanística de Cerler
Ángel Sahún

Tras diez años de vicisitudes, el Ayuntamiento de Benasque aprobó ayer el convenio urbanístico de Cerler, la mayor operación inmobiliaria del Pirineo gracias a las 2.000 viviendas que podrá construir Aramón en el plazo improrrogable de una década fijado en el acuerdo entre las partes. Su aprobación salió adelante con los votos del equipo municipal PAR-PSOE, mientras que los ediles del PP y de Cambiar Benasque se opusieron.

El desbloqueo de este desarrollo urbanístico ha requerido año y medio de negociación y salvar un pleito millonario por parte de uno de los copropietarios de los suelos, Duar Pirineos. El grupo aragonés de la nieve pretende iniciar las obras de inmediato para acometer las mejoras previstas en la actual urbanización de Cerler este mismo año, antes de la campaña invernal, una de las demandas de los vecinos.

El convenio establece el desarrollo de los suelos por fases y "ajusta" la urbanización a "estándares adecuados y suficiente". Esto se traduce en un ahorro millonario para Aramón, que podrá, además, rebajar el importe de los avales y adaptar el ritmo de las obras al de las ventas de las parcelas. Para la oposición, se trata de una rebaja de las exigencias que solo beneficia al grupo aragonés de la nieve.

Desde el equipo municipal, el socialista Félix Jordán de Urriés defendió el acuerdo con el argumento de que el convenio se ha adaptado a la realidad con el objetivo de hacer viable su ejecución y garantizar que su mantenimiento sea "acorde con una zona de montaña".

El edil destacó que se recoge la finalización de las obras de la actual urbanización, iniciadas hace 40 años y que garantizará a los vecinos disponer de unos servicios de abastecimiento, depuración y alumbrado "dignos, además de una travesía en condiciones. Igualmente, aludió al convenio urbanístico impulsado la pasada legislatura por el equipo municipal del PP, que no asumió Aramón.

La postura de la oposición

La sorpresa fue la oposición del PP, que se sumó a Cambiar Benasque tras haber intentado bajo el mandato de Luz Gabás precisamente desbloquear el plan urbanístico. Su portavoz, Manuel Mora, lo justificó en los términos del acuerdo, ya que están en contra de que Cerler se convierta "en un Benidorm, al autorizar la construcción de 70 viviendas por hectárea". Y añadió: "El alcalde ha pasado de no permitir hacer nada a que se haga todo, de exigir bordillos de granito a que Aramón haga lo que quiera".

Mora sostuvo que su obligación es defender los intereses de los vecinos, por lo que cuestionó que se rebajen las prescripciones impuestas. Así, citó la eliminación de la depuradora exigida o del nuevo vial de acceso. "Tampoco se fijan plazos ni el alcance de las obras pendientes en la actual urbanización", agregó antes de recordar que fue precisamente el alcalde el que bloqueó todo el desarrollo hace diez años.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión