Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

¿Cómo afecta la insuficiencia cardiaca en la vida cotidiana?

Uno de cada cinco personas mayores de 40 años sufre insuficiencia cardiaca

Exposición en traumatología
Exposición en traumatología
Gobierno de Aragón

Fatigarse cuando se está tumbado, un cansancio extremo, tener siempre frías las manos y los pies... Estas son algunas de las consecuencias que tiene la insuficiencia cardiaca en la vida de los que la sufren. El Miguel Servet ha inaugurado una exposición que muestra precisamente estas limitaciones e intenta concienciar de la importancia de un diagnóstico y tratamiento adecuados. La muestra "Museos de los objetos cotidianos" se podrá visitar en el vestíbulo de Traumatología hasta el próximo 28 de abril. Las historias recogidas en esta exposición itinerante, iniciativa de Novartis, se podrán escuchar a través de unas audio guías.

Una de cada cinco personas padecen insuficiencia cardiaca a partir de los 40 años. Una patología, debilitante y potencialmente mortal, especialmente frecuente entre los aragoneses por el envejecimiento de la población. De hecho, a partir de los 75 años, el porcentaje de afectados se eleva al 16%.

La insuficiencia cardiaca supone un fallo en la función de bombeo de sangre del corazón al resto del organismo, que está provocado por patologías previas, como la hipertensión o los infartos. La cardióloga de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca del hospital Miguel Servet, Teresa Blasco, ha explicado este martes que la enfermedad es crónica, pero se puede controlar su evolución y conseguir una mejor calidad de vida del paciente con tratamientos farmacológicos, la implantación de algunos dispositivos o en algunos casos, incluso la cirugía.

Por ello, la experta ha insistido en la necesidad de buscar ayuda médica ante los primeros síntomas de alarma, como  dificultades para respirar ante cualquier esfuerzo, la inflamación de las piernas (ante una retención de líquidos) o sufrir fatiga al tumbarse.

La insuficiencia cardiaca es tan frecuente que es una de las enfermedades con mayor impacto sociosanitario. En general, el manejo de esta patología consume entre un 1% y un 2% del gasto sanitario de los países europeos, del que un 75% aproximadamente corresponde a gastos de hospitalización.

Etiquetas
Comentarios