Aragón
Suscríbete

Naturaleza y arte esperan al viajero en Cinco Villas

Del trekking por la sierra de Santo Domingo a la subasta de pasos de Semana Santa en Biel, pasando por la visita al yacimiento arquerológico de los Bañales de Uncastillo, la comarca ofrece grandes atractivos turísticos.

Recorrido senderista de Las Rayas de Santo Domingo, en Longás, uno de los municipios de la Val de Onsella.
Recorrido senderista de Las Rayas de Santo Domingo, en Longás, uno de los municipios de la Val de Onsella.
Comarca Cinco Villas

La Comarca de las Cinco Villas ofrece durante las vacaciones de Semana Santa innumerables atractivos para disfrutar. Paisaje, arte, monumentos y gastronomía se fusionan en muchos de los municipios de esta delimitación geográfica, que al año pasado recibió 67.000 viajeros.

Los encantos que posee este territorio de 32.000 kilómetros cuadrados se ven reforzados con las citas que se programan durante estos días. Por ejemplo, los amantes de la arqueología tendrá un espacio en el yacimiento de Los Bañales, de Uncastillo, donde se van a realizar varias visitas guiadas. Serán el Viernes Santo, a las 9.15 horas, y el sábado Santos y el domingo de Resurrección, ambas a las 11.00 horas. Estas visitas, impulsadas por la Fundación Uncastillo, en colaboración con la comarca, tendrán un coste de 3 euros por persona. En ellas se podrán descubrir los últimos hallazgos arqueológicos realizados, como el foro, el poblado de El Pueyo, las termas, el acueducto, etc.

Los que quieran disfrutar del deporte en plena naturaleza pueden hacerlo gracias a Prepyr 365, llevando a cabo una de las rutas de trekking o en bicicleta propuestas aprovechando la zona de la Sierra de Santo Domingo y de los territorios de Barbastro y la Hoya de Huesca, ya que esta propuesta nace de la unión de esfuerzos entre las tres comarcas aragonesas. Igualmente, los amantes del senderismo pueden llevar a cabo una de las rutas balizadas que existen en la Sierra de Santo Domingo, declarada Espacio Natural Protegido recientemente.

Gracias a estas rutas, que se pueden conocer a través de las oficina de turismo comarcal, situadas en Sos del Rey Católico, Uncastillo, Ejea de los Caballeros, Sádaba y Tauste, se pueden descubrir algunos de los más de 857 tipos de paisajes naturales de interés que posee la zona.

Se trata de paisajes clasificados como de ‘gran calidad’ por su belleza, impacto visual y muestra por el respeto medioambiental, existentes en la zona de Santo Domingo: zona de las Fontanizas, Puy Navarro, Pígalo, Raya Alta, Reacuba, Bañón-Puy Moné, Valdiguar, Facillón y el municipio de Biel. A los que se unen otros también singulares, como los ligados a ríos, Arba de Luesia y Pigalo, o los embalses de Laverné o los pantanos de Valdelafúen (Sádaba), o San Bartolomé (Biota). También singulares son las planicies, como la que se puede contemplar desde el alto de Monlora, en Erla-Luna, el llamado Mirador de las Cinco Villas, donde también hay un monasterio y un restaurante; o las llamadas Loma Negra y los montes de Castejón de Valdejasa, de gran valor faunístico y natural, como las llamadas Bardenas Aragonesas de las Cinco Villas.

Patrimonio y tradiciones

Junto a esta riqueza natural de la comarca, se encuentra la artística y monumental, con ejemplos arquitectónicos sobresalientes como el de Sos del Rey Católico, declarado recientemente uno de los pueblos más bonitos de España; Uncastillo, con su judería, torreón y museos, otro de los enclaves a tener en cuenta, o Sádaba, donde se conserva uno de los ejemplos de arquitectura militar más sobresaliente de España: su castillo. Además, en esta localidad, se pondrá en marcha, a partir del Jueves Santo, el restaurante de la Hospedería, albergada en un antiguo casón del XVII rehabilitado, en manos del chef Joan Rosell, donde poder disfrutar de una experiencia gastronómica con productos de la zona.

También son de gran belleza los municipios de la Val de Onsella, con ejemplos como el de Navardún, en cuyo torreón acaba de abrirse un pequeño museo y una oficina de turismo.

Tampoco hay que olvidar en estos días el lado más devocional de las fechas, con sus procesiones, y otras  tradiciones muy singulares, como en el anochecer del Viernes Santo, poco antes de la procesión del Santo Entierro de Biel, en el que se subastan los pasos. Otras citas de interés en materia religiosa son la procesión del Silencio, de El Frago, en la que los vecinos recorren las calles portando las imágenes totalmente callados. Y las procesiones de Sos y Uncastillo, en donde cantan los auroros, quienes interpretan antiquísimas melodías por todos los rincones del caserío con la única ayuda de la luz del alba.

Más información.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión