Aragón
Suscríbete por 1€

Nueve detenidos en una operación contra una banda que robaba en casas de ancianos

El grupo, asentado en Zaragoza, actuaba en varias provincias españolas y elegía como víctimas a personas de avanzada edad.

Representantes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han explicado junto al delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, los extremos de la operación.
Representantes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han explicado junto al delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, los extremos de la operación.
Guardia Civil

Una operación conjunta entre la Policía Nacional y la Guardia Civil ha permitido desarticular una banda criminal asentada en Zaragoza que se dedicada a robar en domicilios de personas mayores y actuaba en varias provincias españolas. Las pesquisas han permitido esclarecer 62 delitos de hurto, entre ellos cuatro robos con violencia, cometidos en numerosas provincias españolas, entre ellas las tres aragonesas.

Durante la operación se ha detenido a nueve personas, se han realizado cuatro registros (tres en Zaragoza y uno en Alfajarín) y se han intervenido joyas, prendas de vestir usadas para cometer los hurtos, teléfonos móviles, tabletas, ordenadores portátiles, 15 vehículos de alta gama y más de 3.500 euros en efectivo.

La investigación se inició en octubre de 2016, cuando la Guardia Civil de Ciudad Real inició las pesquisas con motivo de los múltiples hurtos que se habían denunciado en el interior de viviendas con idéntico modus operandi en varias localidades de la provincia.

Así, los agentes pudieron dar con la identidad de un grupo de personas de nacionalidad rumana, los cuales cesaron su actividad en dicha provincia. Entonces se detectó que, al mismo tiempo, los sospechosos estaban siendo investigados a su vez por el Grupo de Hurtos de Policía Nacional de Zaragoza, por hechos cometidos en Aragón.

Por este motivo, se inició una operación conjunta entre  ambos cuerpos policiales que permitió determinar que la red se había asentado en Zaragoza capital, y sus componentes seguían cometiendo hurtos con el mismo procedimiento en diferentes localidades de la geografía española tales como Teruel, Huesca, Gijón, Oviedo, Logroño, Burgos y León.

Su modus operandi

Esta organización criminal, compuesta por hombres y mujeres, utilizaba para sus desplazamientos varios vehículos diferentes de alta gama que usaban aleatoriamente para no levantar sospechas.  Una vez en la localidad donde iban a delinquir, elegían como víctimas personas de avanzada edad, principalmente octogenarios y nonagenarios. Las mujeres de la organización eran las encargadas de acudir a los domicilios de las víctimas y, fingiendo ser trabajadoras sociales, personal del Ayuntamiento u ocupaciones similares, les ofrecían servicios asistenciales.  Tras ganarse su confianza, entraban a la vivienda y sustraían las joyas y dinero que había en el inmueble e incluso las que portaban las víctimas sin que éstas se dieran cuenta. Después de cometer el hurto, un coche conducido por hombres de la banda  les esperaba cerca para huir del lugar.

Las detenciones

La investigación permitió detener el pasado 25 de marzo, a tres de los miembros de la banda en León, ciudad donde habían ido para cometer más delitos, pero no pudieron llevarlos a cabo al ser interceptados por los agentes desplazados.

Al día siguiente, agentes del Grupo de Hurtos de Policía Nacional y el Equipo de Policía Judicial de Guardia Civil Zaragoza realizaron cuatro registros, tres de ellos en domicilios de la capital aragonesa y 1 en una nave industrial en la localidad zaragozana de Alfajarín, donde guardaban los vehículos utilizados por la organización. 

En  los registros se intervinieron gran cantidad de joyas (pulseras, colgantes, anillos, broches, relojes, etc.), y más de 3.500 euros en efectivo ocultos en ropas, tarjetas de crédito, décimos de lotería provenientes de domicilios donde cometido los hurtos, teléfonos móviles, tablets, ordenadores portátiles, gafas de sol y prendas de vestir utilizadas en la comisión de los hechos, y 15 vehículos, siendo alguno de ellos de alta gama.

Como resultado de la operación, entre los días 25 al 28 de marzo, se han detenido un total de 9 personas, cinco mujeres y cuatro hombres, de edades comprendidas entre los 21 y 49 años, todos ellos de nacionalidad rumana y con domicilio actual en Zaragoza.

A los detenidos se les imputan delito de pertenencia a organización criminal y delitos de hurto.  Hasta el momento se han esclarecido un total de 62 delitos de hurto, entre los que habría que destacar 4 robos con violencia, de todos ellos 34 son cometidos en la demarcación de Policía Nacional y 28 en la de Guardia Civil, añadir 3 delitos de estafas realizadas en cajeros automáticos.

La investigación continúa abierta y se está localizando a los propietarios de los efectos intervenidos. Las diligencias han sido remitidas al Juzgado de Instrucción núm. 7 de Zaragoza y número 2 de Ciudad Real. Tres de las cinco detenidas han ingresado en prisión.

En esta operación han participado agentes pertenecientes a Guardia Civil de Ciudad Real,  y del Grupo de Hurtos del Cuerpo Nacional de Policía de Zaragoza y del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Zaragoza, y Unidad de Helicópteros de Policía Nacional de Zaragoza (para la inspección de la nave en Alfajarin).

Las fuerzas de seguridad han bautizado como Operación Picaraza porque estas aves van a picar el oro por su brillo. Así lo han informado en rueda de prensa conjunta el delegado del Gobierno, Gustavo Alcalde, y los responsables de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, quienes han explicado los pormenores de esta acción. En el resto de España se ha denominado Operación Romena.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión