Despliega el menú
Aragón

La UE ralentiza la conexión energética por el Pirineo central ante las dudas de Francia

El comisario de Energía reconoce que su impulso está "muy afectado por los procesos electorales". La Comisión confía en que se pueda "empezar" una vez que haya nuevo presidente en el país vecino.

El intento de hacer una gran conexión eléctrica entre España y Francia a través del Pirineo central puede volver al cajón de los proyectos fallidos. El comisario de Energía de la UE, el español Miguel Arias Cañete, reconoció ayer que Bruselas está "esperando" al resultado de las elecciones presidenciales en Francia "para poder empezar el proyecto". Cañete –que compareció ayer ante el Congreso de los Diputados– aseguró que los planes de interconexiones eléctricas previstos por el Pirineo central –uno por Aragón y otro por Navarra– van "avanzando", pero matizó que "están muy afectados por los procesos electorales, como se pueden imaginar".

El problema electoral de estas dos conexiones por el Pirineo central es doble y, en ambos casos, tiene su origen en Francia. Por una cuestión ambiental, hay ciertos recelos entre los cargos regionales de este país, que lo han rechazado expresamente en algunas de sus campañas electorales. Además, el proyecto está a expensas de quién será el próximo presidente de la República. El acuerdo para impulsar las conexiones eléctricas por el Pirineo central fue fruto de un pacto que firmó en 2015 el actual presidente, François Hollande, con el presidente español, Mariano Rajoy, y los representantes de Portugal y de la UE.

Hollande no aspira a la reelección, así que el nuevo presidente podría cambiar la visión de su gobierno sobre las conexiones energéticas con el sur de Europa. De los tres candidatos con más opciones de acceder a la Presidencia de Francia, solo uno de ellos –el exministro socialista Emmanuel Macron, que concurre como independiente– defiende un discurso compatible con mantener el compromiso de mejora en las conexiones transfronterizas con España.

La parálisis en la que está el proyecto aragonés choca con el fuerte ritmo que España y Francia han dado a la conexión submarina que sale del País Vasco y les unirá por el Golfo de Vizcaya. Según reconoció el comisario de Energía, "es la conexión más avanzada". "Esperamos que en 2017 estén preparados para pedir ayuda financiera a la UE" indicó. Además, dejó claro que "la voluntad de la Comisión es apoyar financieramente ese proyecto porque es prioritario". Arias Cañete aludió al menor impacto ambiental del proyecto por el Golfo de Vizcaya, "que son 360 kilómetros de cable submarino". Hay que recordar que el compromiso que asumieron los dos países y Portugal en una cumbre celebrada a principios de 2015 fue impulsar a la vez cuatro conexiones diferentes, que pasarían por País Vasco, Navarra, Aragón y Cataluña. La cuarta en liza –la conducción gasística por Cataluña– también va a un ritmo aceptable.

Las fechas cambian

Según explicó el comisario, el objetivo es que las conexiones energéticas entre los dos países por Cataluña y País Vasco estén en funcionamiento en 2022, mientras que los que irían por Navarra y Aragón se posponen a 2025. Llama la atención que cuando se firmó el acuerdo de 2015 el objetivo era que las cuatro conexiones estuviesen en funcionamiento en 2020.

Aunque la Comisión Europea –que es el órgano que cofinanciaría el proyecto– se ha encargado de lanzar el aviso, su desarrollo o no dependerá principalmente de España y Francia. Los dos países tienen previsto celebrar una cumbre bilateral de forma inminente, aún con Hollande como presidente de la República. En principio, las conexiones transfronterizas formarán parte de la agenda, aunque el objetivo es que la reunión se centre en la inmigración y el ‘brexit’.

Etiquetas
Comentarios