Aragón

La Cepyme premia la trayectoria de la Cooperativa Agraria San Atilano de Tarazona

La reconoce como “ejemplo del alma de la pequeña y mediana empresa en la Comarca de Tarazona y el Moncayo”.

El presidente de la Cooperativa, Martín Sánchez, en las instalaciones de San Atilano.
El presidente de la Cooperativa, Martín Sánchez, en las instalaciones de San Atilano.
N.B.

La Confederación Española de Pequeños y Medianos Empresarios (Cepyme) ha distinguido a la Cooperativa Agraria San Atilano de Tarazona con un premio que les reconoce como “ejemplo del alma de la pequeña y mediana empresa en la Comarca de Tarazona y el Moncayo”.

Este galardón destaca valores como su asentamiento en el territorio o su trayectoria empresarial a lo largo de más de un siglo, lo que ha llenado de satisfacción a sus responsables. “Reconoce el esfuerzo diario de nuestros trabajadores y de nuestros socios para llegar a donde estamos después de más de cien años”, dice Martín Sánchez, presidente de la Cooperativa.

Con el paso del tiempo se ha innovado con cambios de cultivo, de producción, o de calidad. “Si no estuvieran las cooperativas tendríamos que recurrir al sector privado, que no tienen el mismo concepto de la comercialización que nosotros, que nos dedicamos a dar un servicio a nuestros socios comprándoles el cereal, suministrando la semilla, el abono, los fertilizantes y haciendo labores de gestión”, reivindica Sánchez.

Con alrededor de 400 socios, el papel de la Cooperativa en la agricultura de la comarca es fundamental. Gracias en parte a la estación de servicio de gasolina, la cooperativa viene facturando cada año más de 6 millones de euros. “Llevamos unos años bastante buenos de cantidad de kilos, aunque el precio ha bajado, creo que producimos más y mejor, sin olvidarnos de la gasolina”, reconoce el presidente.

En San Atilano tienen cereal “pero de calidad, no pienso”. “Llevamos más de treinta años vendiendo cebada para cerveza, el 90% del trigo va para el pan, el trigo duro indiscutiblemente es para pasta, y el maíz se utiliza para el consumo humano”, enumera Martín Sánchez.

Además, la Cooperativa fue impulsora de la Denominación de Origen Aceite de Oliva Virgen Extra ‘Sierra del Moncayo’. “Aunque no tenemos mucha cantidad de olivos, dejamos la puerta abierta para que nuevos agricultores si quieren, puedan plantar”, dice.

De hecho, entre sus próximos objetivos está la construcción de una almazara “porque está previsto que aumente la producción de oliva y aunque estamos contentos con el servicio que nos dan en Magallón, Tarazona se lo merece”. También, la construcción de nueva nave “porque siempre nos quedamos cortos de espacio”.

Ya más a largo plazo quieren luchar por la concentración parcelaria y la modernización de regadíos. “En estos tiempos, una agricultura sin modernización no va a ningún sitio, podremos producir más y mejor y cambiar de cultivos sin descartar nada y ampliando a otros sectores”, analiza Sánchez.

Etiquetas
Comentarios