Despliega el menú
Aragón

Padres y profesores, de nuevo divididos ante los deberes de Navidad

Los padres de la escuela pública lanzan una nueva campaña anti deberes. Piden que no haya tareas ni exámenes a la vuelta.

Los deberes dividen a los padres, tras la convocatoria de una huelga de tareas para noviembre.
No hay una opinión unánime sobre los deberes, ni entre los padres ni entre los profesores.
Pablo Segura

Los escolares cuentan ya los días para las vacaciones de Navidad (comienzan este jueves a mediodía) y en los centros vuelve a plantearse el debate de los deberes. La federación de asociaciones de padres de la escuela pública continúa con su campaña antideberes. Tras la huelga de deberes en los fines de semana de noviembre, ahora propone vacaciones de Navidad sin tareas escolares ni exámenes a la vuelta. Y la campaña vuelve a provocar opiniones encontradas.

"Consideramos imprescindible que las vacaciones de fin de año estén libres de deberes escolares y de exámenes a la vuelta. Nuestros hijos necesitan descansar para que puedan regresar con motivación para continuar con mayores garantías su proceso educativo. Al igual que los adultos, necesitan recargar fuerzas y volver a las aulas habiendo desconectado de verdad durante unos días", afirman desde la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de la Escuela Pública de Aragón (Fapar), que forma parte de la federación nacional (Ceapa), que ha ideado la campaña.

La huelga de deberes en los fines de semana de noviembre tuvo como efecto directo que el debate de los deberes se colocara en primer plano. "La campaña marcha por muy buen camino. Hemos conseguido abrir el debate y que tanto las familias como el profesorado, con carácter general, estén a favor de abordar este tema y debatir sobre ello. En muchos centros se han cambiado las rutinas y los deberes escolares han empezado a retroceder", señalan desde Fapar.

Los padres de la escuela concertada no están de acuerdo con esta campaña. "No secundamos este tipo de campaña que pretende decir a los profesores lo que tienen que hacer. En general los deberes nos parecen bien. Es bueno que se manden tareas en Navidad para casa para que los alumnos no pierdan el hábito de trabajo, el ritmo y la concentración", afirma Miguel Ángel García Vera, presidente de Fecaparagón.División entre los profesores

La campaña antideberes promovida por los padres de la escuela pública ha molestado a muchos docentes. "Estamos totalmente en contra de esta campaña. No se puede desautorizar al profesor ni desprestigiar la labor docente. Los deberes, como otros temas, se pueden hablar entre todos, en los centros y en los foros de debate. Pero los padres no pueden tomar decisiones unilateralmente. Los profesionales de la educación somos nosotros", afirma Alfonso Zafra, coordinador de Enseñanza de CSIF Aragón. “Además, muchos padres sí quieren deberes. ¿A quién contentamos?”, apunta Zafra.

Entre los profesores no hay una opinión unánime. El sindicato CGT aboga desde hace un tiempo por una revisión de los deberes, aunque no se han pronunciado expresamente sobre la campaña lanzada este otoño por los padres de la escuela pública.

“Abogamos por otro modelo educativo y con otro tipo de deberes. No es necesario eliminar por completo las tareas para casa, pero deberían ser otro tipo de actividades: no repetitivas, creativas, voluntarias, a medio plazo y que no supongan una carga para las familias”, afirma José Luis Ruiz, secretario general de Enseñanza de CGT Zaragoza y profesor de francés en un colegio de Zaragoza. Él no suele poner deberes y le parece “absurdo” que alguien plantee un examen nada más volver de vacaciones.

Etiquetas
Comentarios