Despliega el menú
Aragón

La DGT estrena señal de radar móvil en 30 puntos negros de Aragón

Tráfico marca los tramos más peligrosos, donde la Guardia Civil controlará la velocidad.

Nueva señal de tráfico, que se instalará en 30 tramos aragoneses
La DGT estrena señal de radar móvil en 30 puntos negros de Aragón
DGT

La Dirección General de Tráfico (DGT) está instalando una nueva señal en las carreteras más peligrosas del país. Se trata de una placa de color naranja que avisa al conductor de que se adentra en un punto negro en el que, además, es posible que la Guardia Civil haya instalado un radar móvil de control de velocidad.


En concreto, la DGT las está ubicando en más de 300 tramos del país -que suman un total de 8.707 kilómetros- de Instensificación de la Vigilancia de la Velocidad (Invive). Es decir, aquellos que entre 2010 y 2014 han registrado las cifras más altas de siniestralidad y mortalidad asociados con el exceso de velocidad.


En Aragón se van a identificar 30 de estos tramos: 15 en la provincia de Zaragoza, 8 en la de Teruel y 7 en la de Huesca. Las autonomías que más señales estrenarán son Castilla y León (82 tramos), Castilla- La Mancha (55) y Andalucía (45).


Los nuevos paneles se instalan bajo distintas señales (limitación genérica de velocidad, prohibido adelantar...) y no solo destacan por su color naranja. También incluyen una gráfica que alerta de la posible presencia del radar, así como una cifra kilométrica, que indica la longitud del tramo peligroso en el que se adentra el conductor. En la comunidad aragonesa algunos superan los 50 kilómetros.


En la provincia de Zaragoza, la N-232 será la más señalizada, con cinco placas. La DGT también ha seleccionado tramos de las carreteras A-222, A-221, A-127, A-126, A-1504, N-330 y N-II. Por su parte, en la de Huesca se vigilarán las vías A-131, A-129, N-240, N-123, N-230 y N-II. Finalmente, la provincia de Teruel estrenará señales cuatro señales en la N-211, a las que hay que sumar las ubicadas en la N-232, N-420 y A-223.

Calzadas pintadas

No es la única novedad que prepara la DGT para mejorar la seguridad en las carreteras del país. La siguiente puede ser el pintado de líneas de color verde en los márgenes de la calzada como medida de “calmado del tráfico”. De momento se ha puesto en marcha una experiencia piloto en dos vías de Castilla y León, y se espera que se extienda a otras autonomías.




Estas líneas suponen una novedad en España, pero ya se aplicaron “con éxito” en Suecia y Holanda, según la propia DGT. En concreto, señalan que “se ha demostrado que las marcas de colores generan en los conductores la sensación de estrechamiento del carril para inducirles a moderar su velocidad”.


Se espera que con el paso del tiempo “el usuario de la vía identifique y vaya asociando estas indicaciones a tramos de carreteras de velocidad controlada, con el fin de que en un futuro cercano, una vez producido el efecto de concienciación en los conductores, no sea necesaria la instalación de sistemas de control de velocidad”, recuerdan.

Etiquetas
Comentarios