Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

El gasto en I+D+i vuelve a remontar en Aragón, pero cada vez hay menos investigadores

El descenso de la inversión comenzó en 2010. Desde entonces se han perdidos unos 1.300 investigadores y otros 1.700 puestos relacionados.

Trabajo en un laboratorio de bioseguridad biológica
Trabajo en un laboratorio de bioseguridad biológica
HERALDO

La partida dedicada a la investigación ha sido una de las más afectadas durante la crisis económica aunque poco a poco empieza a recuperarse. Desde que en 2010 se registró el mayor pico de inversión en I+D+i en Aragón (más de 374 millones de euros), la situación no ha vuelto a ser la misma. Durante los tres años siguiente, el descenso fue significativo, llegando ha superar el 20% o, lo que es lo mismo, 75 millones menos. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), a partir de entonces la reducción se paró y empezó un tímido aumento de las inversiones: 2,7 millones en 2014 y 1,3 en 2015. En total, la recuperación es solo de un 1,35%.

Este ligero incremento se ha producido especialmente por la actuación  de la Administración Pública y la enseñanza superior (Universidad de Zaragoza y Universidad San Jorge). En concreto, la Administración Pública ha inyectado algo más de 4,7 millones de euros en estos dos años; mientras que la enseñanza superior ha aumentado su inversión en casi 2 millones. Por el contrario, el gasto de las empresas privadas ha descendido en 2,5 millones, aunque su aportación sigue suponiendo más de la mitad de la inversión de la comunidad autónoma.

“Durante los años previos a la crisis, hubo mucha inversión en investigación y fue una época muy buena. De hecho se pasó de suponer el 0,7% del PIB al 1,2%. Sin embargo, con la crisis el gasto empezó a descender y todavía seguimos en una situación complicada”, recordó recientemente Luis Miguel García, vicerrector de política científica. Ahora, esta situación se está intentando revertir. Según los datos facilitados por el departamento de Innovación, Investigación y Universidad, en 2016 esta partida contaba con 220,8 millones, un aumento del 4,41% con respecto al año anterior.

“A todo esto hay que sumarle la investigación que se hace en Salud o Agricultura y la parte correspondiente del acuerdo con la Universidad de Zaragoza (170 millones del departamento)”, especifican.

Pero a pesar de que se está invirtiendo más, el número de trabajadores dedicados a esta área no termina de repuntar. Según los datos de INE, en 2015 había 5.384,7 puestos de personal relacionado con el I+D+i (las cifras ofrecidas se refieren al equivalente a jornada completa, es decir, puede que haya 8.000 contratados, pero que haya varios con medias jornadas), 1.700 menos que los registrados en 2010.

Este descenso, al contrario de lo vivido en las inversiones, ha sido más o menos constante a lo largo de los últimos cinco años. De hecho, en los dos últimos (cuando el gasto ya empezaba a subir tímidamente), se han perdido unos 140 puestos a jornada completa. El área más afectada ha sido la de enseñanzas superiores (con casi un centenar menos en el cómputo de los dos últimos años, aunque en 2015 había empezado a remontar), seguida de las empresas, con unos 60 menos. Por el contrario, las administraciones públicas han registrado una decena de nuevos contratados.

La situación de los investigadores es similar. En el cómputo general, se han perdido más de 1.300 investigadores (el equivalente a contratos de jornada completa) en solo cinco años, pasando de 4.883 a 3.556. Aunque la tendencia se ha visto mitigada con el paso del tiempo, en los últimos dos años han desaparecido unos 140 puestos de investigadores: casi un centenar en las enseñanzas superiores y unos 70 en las administraciones públicas. Por el contrario, se ha contratado a unas 30 personas más en el ámbito privado.

El Pacto por la Ciencia, la esperanza para Aragón

La intención de cara a los próximos años es seguir aumentando la inversión y que, por ende, se puedan ir recuperando algunos puestos a tiempo completo, tanto de investigadores como de otro personal asociado. “Este año se ha mantenido la ayuda a los grupos de investigación (2 millones de euros) y se ha aumentado la de los institutos en casi 200.000 euros”, detallan desde el Gobierno de Aragón. Además, se ha recuperado una ayuda específica para la reparación y mantenimiento de equipos de infraestructura científica (300.000 euros) y el Premio Aragón Investiga (aunque todavía no tiene dotación económica).

Una de las últimas novedades en aspecto de personal es que se han realizado ocho contratos para personal investigador en la Fundación Agencia Aragonesa para la Investigación y el Desarrollo (Araid) y “en diciembre se comenzará a trabajar para sacar otros ocho correspondientes a 2017”. En total, hasta el último trimestre, el Gobierno de Aragón ha destinado de forma directa a apoyo a la investigación más de 55 millones de euros.

Por su parte, desde la Universidad de Zaragoza ven con buenos ojos todo lo que signifique un avance en la inversión, aunque tienen puestas sus esperanzas en el Pacto por la Ciencia que, según explicó la semana pasada el presidente autonómico, se firmará el 21 de diciembre. “Estamos ilusionados con esta posibilidad, ya que todavía estamos a tiempo de revertir los daños sufridos por los grupos de investigación”, especifica el vicerrector.

Según el borrador presentado por la consejera de Universidad, Pilar Alegría, este pacto tiene por objetivo que la Comunidad llegue a invertir el 1,2% del PIB en I+D+i, que es más o menos la media española. Además, se quiere que , a medio plazo, se llegue al porcentaje europeo: 1,8% (en estos momentos, Aragón se sitúa en un 0,9%). “La inversión que tenemos ahora es escasa, aún así, producimos por encima de ella; algo que mejorará todavía más si se consiguen los objetivos marcados”, explica García.

Etiquetas
Comentarios