Despliega el menú
Aragón

Las federaciones provinciales del PSOE cierran filas con Lambán en sus críticas a la estrategia de Sánchez

Los dirigentes territoriales cuestionan tanto el intento de formar gobierno como la maniobra de un congreso exprés. Critican la "deriva" de Ferraz y censuran que el secretario general anteponga el poder orgánico a los intereses generales.

Lambán saluda a su homólogo manchego, García Page, en su viaje a Cuenca de hace una semana.
Lambán saluda a su homólogo manchego, García Page, en su viaje a Cuenca.
Efe

Todos a una. Pese a las tensiones territoriales que han suscitado en los últimos meses algunos asuntos, las tres federaciones provinciales socialistas mostraron ayer su total apoyo a la postura expresada el viernes por el secretario general del PSOE-Aragón, Javier Lambán, ante los últimos movimientos del líder del partido, Pedro Sánchez. Su anuncio de que intentará articular un gobierno alternativo al del PP de Mariano Rajoy, unido a la pretensión de convocar un congreso exprés en diciembre para tratar de neutralizar a sus posibles rivales en la batalla por el liderazgo del partido, recibieron de inmediato una contestación contundente de Lambán y de otros barones, como los de Andalucía y Castilla-La Mancha.

Este último coincidió con el aragonés el viernes en Cuenca y allí Javier Lambán y Emiliano García-Page lanzaron advertencias muy claras a su secretario general. Por un lado, le recordaron que sería "inadmisible" cualquier tipo de negociación con los independentistas para sumar sus votos en una hipotética investidura de Sánchez como presidente del Gobierno. Y por otro, consideraron que sería una "irresponsabilidad" y que estaría fuera de lugar convocar ahora un congreso federal en diciembre –según los plazos que maneja Ferraz, los militantes votarían ya el 23 de octubre a su candidato a dirigir el partido–. Tanto Lambán como García-Page recordaron que en abril se decidió posponer el cónclave que debía haberse celebrado a principios de este año hasta que España tuviera un ejecutivo. Además, expresaron su malestar por que los planes de Sánchez para mantener el control del PSOE trascendieran en vísperas de las elecciones autonómicas de este domingo en el País Vasco y Galicia, donde las expectativas de los socialistas no son precisamente buenas.

En este contexto, las federaciones provinciales del PSOE-Aragón trasladaron ayer su absoluta coincidencia con las opiniones vertidas por su secretario regional e hicieron un diagnóstico igualmente crítico de la compleja situación interna que atraviesa el partido.

Un momento "delicado"

"Compartimos plenamente los criterios expresados por Lambán con relación a lo que ocurre en la ejecutiva federal", afirmaron desde la dirección provincial de Zaragoza, que planteó muy claramente la disyuntiva que afronta el partido. "Un Gobierno del PP propiciado por la abstención del PSOE sería débil, pero uno socialista contando con Podemos y sus confluencias, los independentistas... sería mucho más débil", argumentó un destacado dirigente de los socialistas zaragozanos.

"Los problemas que afectan a los ciudadanossolo pueden ser afrontados por gobiernos fuertes y solventes", insistió, consciente, no obstante, de la difícil papeleta que tienen ante sí los socialistas. "¿Qué va a hacer un Gobierno del PSOE teniendo en la oposición a un partido con 52 diputados más?", se preguntó, antes de reconocer que su formación vive "momentos delicados", por lo que no puede perderse en debates internos sobre el liderazgo mientras no se resuelva el bloqueo institucional.

"Esto no puede seguir así", avisaron tajantes desde la federación altoaragonesa, que en estos momentos ve una "deriva preocupante" en la dirección federal. A su juicio, Pedro Sánchez "está jugando en clave interna sin importarle nada lo que le pase al partido", censuró un alto cargo oscense. Por ello, también dio plena validez al discurso que defendió el viernes el secretario regional tras reunirse en Cuenca con García-Page, con el que exhibió una total sintonía en el plano orgánico.

Lo prioritario, un Gobierno

Mientras, los socialistas turolenses se reafirmaron en las líneas rojas que el comité federal impuso tras las elecciones del pasado diciembre para negociar un posible gobierno: "No podemos votar a Rajoy ni abstenernos, pero tampoco buscar el apoyo de los independentistas para llegar a la presidencia". Y en cuanto al congreso exprés que podría plantear Sánchez en el comité federal convocado para el próximo sábado, los dirigentes turolenses aseguraron que sería "una locura" reabrir ahora ese melón "cuando de lo que se trata es de dar estabilidad y de que haya un gobierno".

No es la primera vez en los últimos meses que los dirigentes provinciales del PSOE aragonés hacen frente común con su secretario regional contra Sánchez. Ya ocurrió con el acuerdo cerrado con Ciudadanos para la fallida investidura de Pedro Sáchez en marzo. Cuestionaron que este aceptara incluir entre las medidas pactadas la supresión de las diputaciones provinciales.

Etiquetas
Comentarios