Despliega el menú
Aragón

¿Qué ocurrirá con las becas Erasmus tras el 'brexit'?

Las universidades británicas y aragonesas intercambian más de 120 alumnos cada año.

El número de estudiantes de Máster de la UZ se ha disparado desde 2013
Imagen de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza.
asier alcorta

La decisión de los ciudadanos de Reino Unido de salir de la Unión Europea puede conllevar otros efectos que van más allá de lo económico. Uno de los ejemplos más claros es la movilidad estudiantil, ya que unos 4.000 británicos llegan a España a través del programa Erasmus, mientras que 5.000 españoles se van a Reino Unido por la misma vía. El problema en este caso se encuentra en la financiación, ya que estas ayudas forman parte de los fondos europeos, un grupo al que el Reino Unido no pertenecerá próximamente.

En Aragón los efectos que podría tener no son escasos. La Universidad de Zaragoza tiene convenios con 41 instituciones universitarias de Reino Unido. Por su parte, la Universidad San Jorge también ha firmado este tipo de convenios con otras 7 universidades británicas. Estos convenios despiertan un gran interés tanto para los alumnos británicos como para los aragoneses. “Realmente, muchos estudiantes deciden irse a este país porque así pueden afianzar su inglés, aunque esto no es posible en todas las titulaciones, ya que algunas todavía no han alcanzado convenios con Reino Unido”, especifica Javier Royo, presidente de CEUZ.

Ejemplo del movimiento que ocasionan estos intercambios es que el Reino Unido es tercer país (solo superado por Italia y Francia) más demandado por los estudiantes de la Universidad de Zaragoza. En concreto, durante este curso, un total de 70 aragoneses han partido hacia tierras inglesas para estudiar un año académico o parte de él. Por el contrario, casi 50 estudiantes de Reino Unido han elegido la capital aragonesa para seguir formándose como parte del programa Erasmus. Por su parte, este año, 5 alumnos de la USJ han partido al país británico y 4 han llegado a Zaragoza.

Algunas de estas cifras son ligeramente inferiores a las registradas años atrás, ya que hace un par de años se produjo un cambio en la normativa, que limitaba a 5 meses las ayudas económicas, mientras que anteriormente estas podían durar todo el curso. Las becas Erasmus+ proporcionan entre 200 y 300 euros (según el país de destino) al mes y las ayudas complementarias del Gobierno de Aragón ofrecen 250 euros mensuales (según la renta familiar).

Por eso, no es de extrañar que sea muchos los estudiantes aragoneses que se planteen si en los próximos años podrán realizar un Erasmus en cualquier ciudad británica. De momento, tanto los dirigentes de España como los de Reino Unido han asegurado que, como pronto, el “divorcio” entre los británicos y Europa se producirá en 2018 (dos años a contar a partir de que se forme el nuevo Gobierno en octubre).

De este modo, las becas del próximo curso (cuyas ayudas ya están concedidas desde hace un par de meses) están aseguradas.  Lo mismo ocurrirá seguramente con el curso 2017-2018, puesto que todavía no se habrán cumplido los dos años desde que se forme el nuevo Gobierno en Reino Unido.

Sin embargo, las convocatorias posteriores están en el aire. Este tema será uno de los que deberán debatir los dirigentes del país británico con la Unión Europea, ya que la salida de esta institución no implica necesariamente que se deba abandonar este programa educativo. “Hay varios países que no forman parte de la UE, pero que están dentro del programa y, por lo tanto, pueden enviar jóvenes a otros países de Europa y recibirlos sin ningún tipo de problema”, especifica Royo.

En concreto, Noruega, Islandia, Liechtenstein, la República de Macedonia y Turquía se encuentran en esta posición. Por su parte, también se realizan intercambios con Suiza, aunque en estos casos, a pesar de que el alumno tiene los mismos derechos y obligaciones que un Erasmus, no cobra ayuda económica. “Se puede llegar a un acuerdo de este estilo o crear otras ayudas nuevas, dirigidas solo a ir o venir de Reino Unido, como ocurre con los programas destinados a estudiar un curso académico en Latinoamérica o América del Norte”, recalca. De este modo, la incertidumbre continuará durante algunos meses más hasta que ambas instituciones lleguen a un acuerdo respecto a la salida de la UE.

Etiquetas
Comentarios