Aragón
Suscríbete

Educación debe a los colegios las becas de comedor a dos semanas del final del curso

Los centros solo han cobrado dos meses, septiembre y junio, de los 6,2 millones que presupuestó la DGA. La Administración dice que ingresará un anticipio a final de mes. Algunos centros deben ya más de 20.000 euros.

Los niños becados han comido durante el curso, pero los colegios han adelantado el dinero.
Educación debe a los colegios las becas de comedor a dos semanas del final del curso
Javier Blasco

El 21 de junio termina el curso y, a día de hoy, ningún colegio aragonés ha recibido el dinero comprometido por el Gobierno de Aragón para pagar las becas de comedor. Aunque el retraso no afecta a las familias, sí que pone en jaque las cuentas de los centros, que deben adelantar este dinero a sus empresas de cáterin y, si no lo tienen, negociar con ellas aplazamientos.

Los directores consultados por HERALDO reconocen que el pago este curso se está retrasando más de lo normal, ya que para estas fechas la DGA suele haberles ingresado ya las ayudas correspondientes al primer cuatrimestre (el Ayuntamiento pagó las suyas en septiembre). Sí que se les han abonado las de septiembre y junio porque se hizo una modificación de crédito para mantener las becas en los meses de jornada continua, una medida que el PP había eliminado.

El Gobierno de Aragón presupuestó 6,2 millones de euros para las becas de este curso que está a punto de terminar. Los centros más afectados por los retrasos son, lógicamente, los que tienen a más alumnado becado.

"Tenemos 35 becas y, cada mes, el centro tiene que adelantar este dinero, que supera los 3.000 euros. Así que ahora tenemos unos 24.000 euros de deuda con nuestra empresa que, por suerte, no nos lo reclama", explica el director de un colegio zaragozano.

Otros centros, con solo diez becados, reconocen que han tenido ya que llegar a acuerdos de pago aplazado con su empresa. "Es demencial que esta labor recaiga en los directores, que no tenemos por qué saber de finanzas, y que además el abono en tiempo y forma no esté garantizado", añade otro director.

Los colegios han recibido una notificación oficial del Gobierno de Aragón que ratifica que tienen concedido el derecho y que, por tanto, reconoce la deuda. Pero entre todos es unánime el deseo de que el sistema de pago se agilice.

Normalmente, tienen cierto superávit generado por los alumnos cuyas familias pagan el servicio (86 euros al mes actualmente). Este dinero se va guardando para imprevistos y en un momento dado puede servir para ir pagando las becas. Sin embargo, ni todos tienen remanente ni a veces es suficiente para responder ante la empresa de avituallamiento, sobre todo si se acumulan muchos meses de deuda.

La DGA pagará ya una parte

El retraso no es nuevo: ningún Gobierno aragonés ha pagado en los últimos años a mes vencido y los primeros ingresos no suelen llegar hasta primavera. Desde Educación recuerdan además que no repercute en las familias (pagan lo de sus hijos cada mes pero no deben asumir las becas del resto) e insisten en que el Departamento ha dado las órdenes de pago en tiempo y forma, por lo que el asunto está en manos de Hacienda. Aseguran, además, que el abono del primer cuatrimestre del curso se ingresará a final de este mes.

Cada curso, los colegios de infantil y primaria (en los institutos no se ofrece este servicio) deben justificar el uso del comedor y Educación hace una revisión, controlando, por ejemplo, la asistencia. Normalmente, en enero se recuerda a los directores que deben hacer la justificación y, hacia abril, se tramitan los pagos y los centros reciben el anticipo de los primeros meses.

Después, cuando se acaba el curso, se termina de justificar lo que queda, y no es raro que los centros reciban el abono total en octubre o noviembre, cuando ha arrancado el siguiente curso. Los directores se preguntan por qué no puede cerrarse todo al terminar cada trimestre y recibir el último pago al finalizar junio o a principios de julio.¿Qué pasará el curso que viene?

Estos retrasos inquietan a los colegios también porque el curso que viene habrá muchos más becados (el Gobierno ha aprobado 10,3 millones para subvencionar el menú de más niños, ya que se amplían las condiciones y pueden pedir beca las familias que cobren dos veces el Iprem) y, además, el precio del servicio se ha rebajado recientemente a 86 euros, lo que, según todos los directores consultados por HERALDO, genera cada vez menos superávit y complica tener remanente.

"Si no pagan a tiempo, las empresas de cáterin tendrán verdaderos problemas y tememos que exijan a los colegios los pagos. Esperamos que la Administración responda", manifestó otra directora.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión