Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La Universidad San Jorge estrenará nuevo edificio en el primer trimestre de 2017

Albergará servicios generales, un aulario y una biblioteca para todas las titulaciones.

Recreación del exterior de la nueva edificación del centro privado, que se ubicará a la derecha de la facultad de Comunicación.
Recreación del exterior de la nueva edificación del centro privado, que se ubicará a la derecha de la facultad de Comunicación.
USJ

La Universidad San Jorge abrirá el próximo curso –en concreto, está previsto que se termine para el primer trimestre de 2017– un nuevo edificio con el que aumentará su campus en Villanueva de Gállego. Contará con una superficie de alrededor de 2.100 metros cuadrados, que se dividirá en tres plantas: inferior, calle y primera. El planteamiento inicial no es situar en él ninguna titulación, a pesar de que en unos meses se pondrá en marcha el grado de Derecho, que cuenta con el visto bueno de la Aneca y el Gobierno de Aragón ya anunció que facilitaría su implantación. El grado de Derecho compartirá espacio con Comunicación, ya que la facultad alberga además otras titulaciones –desde Periodismo o Publicidad hasta ADE– y se ha decidido rebautizarla como Comunicación y Ciencias Sociales.

La idea del centro privado es utilizar las nuevas dependencias para servicios generales, de manera que se faciliten las gestiones a los alumnos dentro de la propia Universidad. "Hasta ahora teníamos estos servicios, que incluyen movilidad internacional, orientación profesional o voluntariado, desperdigados por distintas dependencias. De esta manera, queremos unificarlos en un único lugar para facilitar los trámites a los estudiantes y potenciar la vida universitaria", declaró el rector de la Universidad San Jorge, Carlos Pérez Caseiras.

Todos los servicios que se prestaban en otros lugares y pasen a la nueva edificación quedarán ahora libres para docencia. Mientras tanto, el edificio que se estrenará en 2017 también dispondrá de aulas, pero no serán para ningún grado concreto. "Queremos dedicarlas a otro tipo de formación, quizá para la realización de distintos cursos o para la enseñanza de idiomas. El que haya sitios específicos para la formación puede ser muy versátil y práctico", manifestó el rector.

El proyecto incluye además espacios de encuentro para los estudiantes, de manera que puedan utilizarlos para hacer trabajos o sirvan de lugar de reunión o sede para sus asociaciones. Estos ambientes estarán situados dentro de la nueva biblioteca central de la San Jorge, que también albergará el nuevo edificio, pero estarán separados de las habituales mesas para el estudio y la lectura.

Esta nueva biblioteca se pondrá a disposición de los estudiantes de la Universidad San Jorge de todo tipo de titulaciones. En la actualidad, estaba en la facultad de Ciencias de la Salud. Ahora, en su nueva ubicación, dispondrá de más espacio y más luz. "La biblioteca es un lugar de estudio, pero también debe estar pensada para el trabajo de los alumnos. Muchas universidades están haciendo ya planteamientos similares: habilitar el espacio tradicional de estudio, que necesariamente tiene que estar en silencio, y acompañarlo de otro de trabajo", detalló Caseiras.

Un módulo ampliable

El planteamiento que pretende la Universidad San Jorge para este nuevo inmueble es similar al que se siguió con las instalaciones del edificio de Ciencias, que aunque está situado en el mismo espacio, se divide en tres edificios distintos. En este caso, no hay planificada una ampliación, pero sí se ha diseñado cómo podría crecer si las necesidades de la Universidad así lo requirieran. "El nuevo edificio es un módulo, pero el proyecto total incluye cinco. En función de posibles necesidades, puede seguir construyéndose alrededor para crecer de forma ordenada. Aunque no está previsto por el momento, ya está diseñado por si se necesitara en un futuro", señaló Pérez Caseiras.

Tanto este como los posibles módulos que se adhirieran lo harán con el máximo grado de eficiencia energética. La cubierta se ha diseñado para poder dar soporte a placas de energía fotovoltaica y aprovechando las conclusiones de un reciente proyecto medioambiental del grupo San Valero que ha recibido un premio Best Life de la Unión Europea. El trabajo, denominado ‘Domotic’, permite reducir emisiones de CO2 gracias al uso de tecnologías inteligentes.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión