Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El Ayuntamiento pide la dimisión del delegado por "culpabilizar" a la víctima de un crimen machista

La concejal de CHA asegura que con la moción "no se pone en cuestión a Gustavo Alcalde como persona, sino a la figura política que representa".

Pleno en el Ayuntamiento de Zaragoza
Pleno en el Ayuntamiento de Zaragoza
José Miguel Marco

El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado una moción presentada de urgencia por Chunta Aragonesista (CHA) con el apoyo del equipo de gobierno de ZeC, PSOE y Ciudadanos y el voto en contra del PP para exigir la dimisión del delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, por las declaraciones realizadas tras el último caso de violencia machista ocurrido en la ciudad y en las que "culpabilizó" a la víctima, Soraya G.S.

La concejal de CHA, Leticia Crespo, ha observado que "gente muy diversa --asociaciones vecinales, colectivos feministas, partidos políticos-- ha interpretado lo mismo" de las palabras de Gustavo Alcalde, sobre las que ella ha expresado su "indignación" porque son "vergonzantes y vergonzosas".

Crespo ha advertido de que con esta moción "no se pone en cuestión a Gustavo Alcalde como persona, sino a la figura política que representa y, si fuera de otro color político, diría lo mismo porque fueron unas declaraciones desafortunadas". La concejal también ha manifestado su "más absoluto rechazo a cualquier violencia machista" y su solidaridad con las víctimas.

El pasado lunes, 22 de febrero, el cuerpo sin vida de Soraya G.S. y de su expareja aparecieron en un bar del barrio de Miralbueno, donde trabajaba la mujer y donde, al parecer, el hombre la habría asesinado disparando contra ella con un arma de fuego para después suicidarse.

"Soraya hacía 17 días que había denunciado por estar secuestrada y amenazada por el que después fue su asesino" y el resultado de esa denuncia fue una evaluación de riesgo "insuficiente y una protección inexistente", ha sostenido Crespo.

Este lunes, el delegado del Gobierno, Gustavo Alcalde, afirmó que "lo lógico en estos casos es que si la víctima hubiese detectado en su momento que él podía venir a Zaragoza lo hubiera comunicado a la Policía para poner un mecanismo de protección y evitar ese acercamiento a menos de 500 metros".

Según Crespo, con estas palabras "culpabilizaba y responsabilizaba" a la víctima por "no haber vuelto a insistir" y se ha preguntado "qué tenía que haber hecho en esos 17 días, llamar y decir que tenía miedo, que la iba a matar", ha cuestionado la concejal de CHA.

Ni un minuto más

Crespo ha sostenido que "quien hace estas declaraciones no puede estar ni un minuto más representando nada, se tiene que ir a su casa porque el protocolo de protección ha fallado y por sus declaraciones intolerables", para esgrimir que "el mensaje que reciben las mujeres en sus casas es demoledor" y "lo más digno sería que dimitiese, pero si no es así, que sea cesado de manera inmediata".

La concejal de CHA ha recordado también que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en su visita este martes a Zaragoza, "dijo que lamentaba el hecho, pero que había que aprender de las experiencias aunque fuesen trágicas", cuando "un asesinato y una experiencia no tienen la misma definición".

La portavoz de C's, Sara Fernández, se ha sumado a las palabras de pésame y condolencias hacia las víctimas de violencia machista y ha recordado que cinco formaciones políticas de las Cortes de Aragón --PSOE, Podemos, C's, CHA e IU-- ya han solicitado la dimisión de Alcalde por unas palabras "desafortunadas".

"La violencia machista es una lacra que cada día alcanza mayores cotas, es ya cuestión de Estado y no dudo que todos los partidos estamos de acuerdo en que hay que erradicarlo y luchar contra ello, pero hay que ser extremadamente cuidadoso", ha apreciado, para coincidir que en este caso "el protocolo ha fallado" y es necesario detectar los errores para remediarlos.

Al mismo tiempo, ha dicho, "pedimos su dimisión porque no se puede hacer unas declaraciones culpabilizando a la víctima de ser víctima". "Jamás se debe cuestionar el papel y responsabilidad de una víctima sobre todo cuando ha dado el paso más difícil que es denunciar, que es lo que les pedimos, y si no encuentran apoyo aún será más difícil que más mujeres den ese paso". Ha estimado que las palabras de Alcalde incitan a que las víctimas "se sientan desprotegidas".

No distraernos

La concejal socialista, Lola Campos, se ha sumado a la petición de dimisión, si bien ha llamado a los grupos a "no distraernos de lo que es realmente urgente, que es afrontar con decisión y con medios materiales y humanos la lucha contra la violencia de género".

Ha pedido reflexionar sobre los errores cometidos en este proceso que ha demostrado que "la distancia no es un escudo para las mujeres y el protocolo es manifiestamente mejorable".

La concejal de Igualdad del Ayuntamiento de la capital aragonesa, Arantza Gracia, de Zaragoza en Común (ZEC), ha suscrito la moción porque "falló el sistema de valoración de riesgos y hay que reconocerlo" y "se deslegitimó la voz de Soraya, que era consciente del riesgo que corría su vida", para lamentar que "la violencia machista sigue sin considerarse prioritaria en la política".

Además, las declaraciones posteriores de Gustavo Alcalde "demuestran una falta de voluntad política" a la hora de considerar la violencia machista "como un problema de primer orden", exigiendo a la víctima que hubiese avisado, algo que es "dolorosamente cínico" por parte de quien tiene "la obligación de protegerlas".

Gracia ha insistido en que la igualdad real "no está en la agenda", pero el "terrorismo machista" es un problema de Estado y está relacionado con "el lugar que ocupamos las mujeres en el reparto de poder y como Estado debemos responder" con políticas, instituciones y personas "que pongan el punto de mira donde está en problema, en que hay hombres que deciden si morimos o vivimos" y responsables políticos "que no ven la necesidad de cambiar las cosas mientras las mujeres siguen siendo asesinadas".

Uso "miserable y vergonzoso"

La concejal del PP, Reyes Campillo, ha asegurado que "de todas las mociones esta es la que más me ha entristecido e indignado como persona y como mujer" porque "utilizar la muerte de una zaragozana para sacar rédito político me parece miserable y vergonzoso".

Entre lágrimas, ha pedido respeto para Gustavo Alcalde, criticando a los partidos que "anteponen destruir al adversario a mantener una postura común ante esta lacra social" y ha valorado que las palabras del delegado se han malinterpretado, para recalcar que "no todo vale en política y este es un ejemplo claro de que en vez de buscar el consenso y un pacto de Estado se está buscando división".

"Todos los que conocen a Gustavo Alcalde saben que jamás culpabilizaría de nada" a la víctima, "es indigno ese planteamiento" y pedir su dimisión "es injusto", para advertir de que la lucha contra la violencia de género "tiene que estar por encima de cualquier color político, usarla de forma partidista es ruin y miserable".

Campillo ha planteado un texto de sustitución a la propuesta de CHA para condenar el asesinato de Soraya G.S., reiterar el compromiso del consistorio contra esta lacra social, impulsar medidas con la Policía Local e instar a todas las fuerzas políticas "a no utilizar políticamente los asesinatos sexistas, evitando la percepción que la sociedad puede tener de división".

También ha solicitado "seguir luchando todos juntos, unidos, contra la violencia de género para sensibilizar a la sociedad y conseguir un pacto de Estado" en esta materia.

La concejal de CHA, Leticia Crespo, ha contestado a Campillo que si en el próximo pleno presenta este texto como una moción "apoyaremos desde la primera palabra hasta la última", pero este texto "intenta esconder las declaraciones del delegado del Gobierno" y ha sostenido que en este caso "si nada hubiera fallado, ese niño de cinco años tendría a su madre viva".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión