Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La Policía afirma que los Pinilla visitaron 47 veces su caja de seguridad y "no para verla"

El Grupo de Blanqueo ratifica en el juicio que la familia de la exalcaldesa manejaba "ingentes" sumas de efectivo. Los agentes declaran que los accesos al depósito del banco coincidían con la entrega de dádivas y supuestos cohechos.

María Victoria Pinilla en una imagen de archivo
María Victoria Pinilla
Oliver Duch

El alto tren de vida que durante años llevó la familia de la exalcaldesa de La Muela María Victoria Pinilla era evidente para todos los vecinos del pueblo y gente que la conocía. Coches de lujo, segundas y terceras residencias, comidas y cenas en los mejores restaurantes, viajes por medio mundo... Pero no fue hasta que dos personas decidieron denunciar las irregularidades urbanísticas que, a su juicio, se estaban produciendo en el Ayuntamiento cuando la Policía empezó a investigar de dónde salía todo ese capital.

El peso de las pesquisas recayó en el Grupo de Blanqueo de la Jefatura Superior de Policía de Aragón, el cual desmenuzó hasta donde pudo las cuentas y finanzas de la familia Pinilla y del resto de los imputados en la causa que se juzga en la Ciudad de la Justicia. Lo primero que llamó la atención de los agentes fue la enorme desproporción que existía entre los ingresos legales procedentes de sus trabajos y los que realmente manejaban en efectivo. Por eso, cuando el 20 de marzo de 2009 se puso en marcha la Operación Molinos, una comisión judicial recorrió varias sedes bancarias en busca de cajas fuertes, lugar habitual para esconder dinero negro. En la oficina principal de Cajalón en Zaragoza, se abrió la número 273, de la que era titular la hermana de la exalcaldesa, María Dolores Pinilla. Los agentes hallaron dentro 378.000 euros y, tal y como ratificaron ayer, no tienen ninguna duda de que eran de María Victoria Pinilla. Entre otras cuestiones, porque de las 47 veces que se abrió la caja entre 2004 y 2009, en 42 la tarjeta usada para acceder fue la de la exalcaldesa que, como su marido, estaba autorizada."Resumen de pagos"

Pero los agentes no se quedaron ahí. Poco a poco fueron cruzando datos con un documento que, a la postre, ha resultado fundamental para desentrañar parte de la madeja de esta trama de corrupción. Ese documento fue hallado en el registro de la sede de Aranade (la sociedad de Julián de Miguel que gestionaba el urbanismo de La Muela) dentro de una carpeta que ponía "confidencial" y con el título "resumen de pagos hasta la fecha". Una copia del mismo la encontró la Policía encima de la cama del matrimonio Embarba Pinilla. El resumen recogía una serie de conceptos, importes y pagos hechos a "P" o a "E".

Luego se comprobó no solo que esas eran las iniciales de los apellidos Pinilla y Embarba, sino que en las mismas fechas en las que se reseñaba que se había hecho una entrega de dinero en efectivo, se producía una visita a alguna de las cajas de seguridad vinculadas con la familia de la exalcaldesa. El actual jefe del Grupo de Blanqueo declaró ayer que el primer acceso de Dolores Pinilla a la caja 273 se produjo en 2004 y coincide con la anotación en el documento de resumen de pagos de 250.000 euros.

"¿Por su experiencia cree que la caja estuvo sin tocar desde 2004?", le preguntó el letrado de Pinilla, Santiago Palazón, al policía. "No. No tiene sentido entrar solo a mirar. Hay un importante tráfico de entradas y salidas", manifestó.

En total, los pagos que Julián de Miguel anotó en ese documento sumaban 3.771.845 euros. El propio acusado admitió en el juicio que fue en concepto de "regalos" en gratitud al trato y amistad que tenía con Pinilla y negó que correspondieran a contraprestaciones por contratos o cohechos.

La exalcaldesa y su familia usaron ese dinero para amortizar créditos (87.500 euros), comprar inmuebles (1.400.000 euros), fondos de inversión, pensiones (84.000 euros), pagar al contado coches de alta gama (177.362 euros) y otras operaciones.

También hicieron ingresos fraccionados para evitar los sistemas de control bancario, como los detectados en la sucursal de Cajalón de La Muela (53.000 euros en 17 ingresos de 3.000). Enrique Esteban, abogado del exdirector de esa caja, ahora acusado, recriminó a los agentes que no investigaran a otros directores de sucursales en las que se registraron ingresos similares.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión