Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Lambán tiende la mano a Echenique tras semanas de tensión

Ofrece reuniones bilaterales para "relanzar la gobernabilidad", pero el líder de Podemos recuerda los "incumplimientos".

Pablo Echenique, ayer, con Lambán al fondo, mientras se dirigía a la tribuna de las Cortes.
Pablo Echenique, ayer, con Lambán al fondo, mientras se dirigía a la tribuna de las Cortes.
Guillermo mestre

Era la primera comparencia del presidente de Aragón, Javier Lambán, solicitada por un grupo parlamentario. Y ese grupo era Podemos, de quien depende la estabilidad política del Gobierno PSOE-CHA, y con el que los socialistas han mantenido una tensión creciente tras la aprobación del presupuesto. Lejos de ahondar en el enfrentamiento, Lambán tendió la mano al líder podemista, Pablo Echenique, a quien ofreció recuperar el observatorio de seguimiento del pacto de investidura y abrir una serie de reuniones bilaterales con las fuerzas que le convirtieron en presidente "para relanzar la gobernabilidad".

Echenique pedía la comparecencia de Lambán para conocer su posición "sobre las políticas de progreso" que deben sostener la "gobernabilidad" de Aragón. Pero se aferró al contexto nacional, a las negociaciones del socialista Pedro Sánchez para lograr su investidura como presidente del Gobierno. Avisó de que los contactos entre PSOE y Ciudadanos podrían tener efectos en la gobernabilidad de Aragón. Y le dijo a Lambán:"Algo ha cambiado en usted".

Se refería a la defensa que ha hecho el jefe del Ejecutivo aragonés de que al acuerdo que pueda obtener Sánchez con Podemos e IU se sume Ciudadanos. Le preguntó si buscará el apoyo de Ciudadanos para las "grandes leyes" o le dará entrada en su gobierno, conciente de que los cinco escaños de la formación naranja son irrelevantes en la estabilidad política si Podemos le retira su apoyo al PSOE.

Lambán negó que vaya a pactar con Ciudadanos, PP o PAR, más allá de políticas estatégicas. Por eso defendió que "la base sustancial" de la estabilidad la quiere seguir fundamentando en los partidos de izquierdas. Eso sí, lanzó un aviso a Echenique por si decide profundizar en la estrategia de confrontación iniciada por la formación morada tras aprobar el presupuesto. Dijo que si pierde el apoyo de los grupos de izquierda está dispuesto a "replanteárselo absolutamente todo". El presidente recordó a Echenique que la diferencia entre Aragón y España es que en la comunidad la izquierda suma, algo que no ocurre en el Congreso. "Ojalá entre Podemos, PSOE e IU hubiéramos sacado 176 diputados", señaló Lambán, que insistió en que los socialistas no pueden pactar con las formaciones independentistas para investir a Pedro Sánchez.

Echenique replicó que en Aragón el PSOE gobierna con CHA, que defiende el derecho a decidir, a lo que Lambán contestó que los nacionalistas no piden la independencia. El líder de Podemos escurrió el bulto ante las ofertas del presidente de retomar las reuniones bilaterales o el observatorio PSOE-Podemos. "No es que tengamos problemas en plantear planes de gobernabilidad pero esa deuda de incumplimientos se debería ir pagando antes", dijo. Lambán rebajó el alcance de esos incumplimientos y zanjó: "Los ciudadanos nos piden explorar las coincidencias al menos con el mismo entusiamo que escenificamos las diferencias".

Ante esta discusión, la oposición atacó a Podemos por no aprovechar la comparecencia para "hablar de Aragón" y le recordó su apoyo al presupuesto socialista. Roberto Bermúdez (PP) lamentó "el ataque de celos" y calificó de "vergüenza" el debate. "Viven un estado de enajenación transitoria como el enamoramiento", criticó María Herrero (PAR). Y Susana Gaspar (C’s) acusó a Echenique de comportarse como "un novio celoso".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión