Aragón

Un sistema de la UZ permitirá auditar el uso del agua en empresas agroalimentarias

El sistema considera los últimos avances, como, por ejemplo, la ISO 14046, que regula el indicador de la Huella Hídrica.

Dos grupos de investigación y una spin off de la Universidad de Zaragoza (UZ), junto a una consultora medioambiental, han desarrollado y comercializado una herramienta informática que permite auditar el uso de agua y energía de los procesos industriales de las empresas agroindustriales, con el objetivo de que sean más eficientes y competitivas.

Este sistema ha sido desarrollado dentro del proyecto Optinagua, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, ha informado la Universidad de Zaragoza en una nota de prensa.

Ha agregado que "la necesidad y urgencia de una gestión eficiente de los recursos hídricos a nivel global es cada vez mayor, considerando las últimas previsiones de crecimiento demográfico y los previsibles efectos del cambio climático que afectaran la cantidad y calidad del recurso hídrico".

Esto hará que "la conexión agua-energía-alimento se vaya a ver seriamente afectada ya que la competencia por el uso del agua para abastecimiento, producción de alimento y energía irá en aumento", han apuntado las mismas fuentes.

En este contexto se enmarca el proyecto Optinagua, que ha sido desarrollado a lo largo de tres años por el Área de Recursos Naturales de CIRCE, liderada por Javier Uche, y el Grupo de Sistemas de Información Avanzados del Instituto de Investigación de Ingeniería de Aragón (I3A), coordinado por Javier Zarazaga, junto con la spin off GeoSpatiumLab y la consultora medioambiental Zeta Amaltea.Proceso

El proyecto se ha llevado a cabo en cuatro fases generales: desarrollo metodológico; creación de la herramienta; implementación y validación en del sector agroalimentario de Aragón y difusión en el ámbito nacional y europeo.

La primera fase consistió en el desarrollo de una metodología combinada e innovadora con la inclusión de aspectos económicos, energéticos y ambientales teniendo en cuenta el Análisis Ciclo de Vida, la Huella Hídrica, Water Pinch y la Hidronomía Física.

El sistema considera los últimos avances, como, por ejemplo, la ISO 14046, que regula el indicador de la Huella Hídrica y añade al concepto la componente de análisis del impacto ambiental vinculado al consumo del agua.

La metodología de OPTINAGUA traduce la evaluación realizada mediante un indicador global dividido en siete niveles adimensionales de eficiencia a la imagen de lo que sucede con otras etiquetas que ya existen, como la etiqueta de eficiencia energética de los electrodomésticos.

Además, aporta información adicional sobre el impacto ambiental generado, su valoración económica, así como la inversión necesaria y correspondiente periodo de retorno para las sugestiones de mejora identificadas.

Etiquetas
Comentarios