Despliega el menú
Aragón

El universo de los cielos medievales pintados en Europa

Teruel participa en un proyecto internacional que trata de profundizar en el estudio de las techumbres medievales decoradas y en la creación de una cartografía europea

Detalle de la techumbre de Peñarroya de Tastavins
Detalle de la techumbre de Peñarroya de Tastavins

¿Hasta qué punto había movilidad y especialización entre los maestros decoradores de las techumbres medievales? ¿Los seres fantásticos y la simbología de los alfarjes del sur de Francia tienen conexión con los de España? ¿Se puede hablar de un arte común en el ámbito mediterráneo? ¿Qué posibilidades ofrece este patrimonio para el territorio?

Estas son algunas de las preguntas que buscan respuesta en el proyecto internacional que ahora arman socios de España, Italia y Francia, entre los que se encuentra Teruel a través del Centro de Estudios Mudéjares (CEM) del Instituto de Estudios Turolenses, diversas entidades de la ciudad francesa de Lagrasse (Departamento de Aude, Languedoc-Roussillon) y varias instituciones de Cividale del Friuli, ciudad italiana Patrimonio de la Humanidad localizada en la región de Friuli-Venecia Julia.

Las distintas jornadas internacionales celebradas en la ciudad francesa de Lagrasse pusieron de relieve la riqueza de las decoraciones iconográficos de los techos medievales y las estrechas relaciones e influencias artísticas recíprocas que se dan en los países del sur de Europa, así como los interrogantes que todavía encierra su estudio. Así, se empezó a trabajar en común y a crear los mimbres de un proyecto que ahora quieren oficializar y recabar financiación para su continuación y consolidación.

Estos primeros pasos en común ya han adelantado algunas claves. "Podemos decir que en el plano iconográfico hay más relaciones de las que nos imaginamos, que podría haber relaciones más fuertes entre artistas de distintas regiones", comenta Pedro Luis Hernández, profesor de Historia del Arte en el campus de Teruel de la Universidad de Zaragoza y subdirector del CEM, quien subraya el interés de esta mirada global que plantea el proyecto: "Los estudios localistas o regionales nos impiden ver este tipo de apuntes científicos y estos nexos en común que se ven entre piezas de diversos países", comenta, como ocurre con similitudes estudiadas entre el palacio de Villahermosa de Huesca con alfarjes del sur de Francia, lo que viene a demostrar que en el campo de las artes el Pirineo fue permeable a los artistas.

También estos estudios en común podrán ahondar en situaciones históricas similares que se dan en varias épocas y lugares, como la de maestros musulmanes trabajando para nobles y reyes cristianos, como ocurre en la isla de Sicilia o en el arte mudéjar.Cartografía de techumbres en Europa

A partir de la segunda mitad del siglo XIII, la imagen está cada vez más presente en el ámbito doméstico de casas señoriales y en los dominios de las élites urbanas, por lo que las estancias se engalanan con pinturas y telas en las paredes y techumbres decoradas en los techos.

Así, un colorido repertorio de heráldica, plantas de follaje, mascotas, elementos exóticos, fantásticos, filacterias, retratos y escenas cubren estos elementos ornamentales.

En Francia, el Languedoc parece particularmente rica en techos pintados medievales, pero este arte está presente en todo el arco mediterráneo. En Sicilia, el siglo XIV vio el nacimiento de maravillas como el Palacio Chiaramonte Steri, en Palermo, y también todo el norte de Italia ofrece muestras destacadas de estas armaduras. En la Península Ibérica, los artesonados típicos de la cultura musulmana continuaron cubriendo iglesias y palacios después de la Reconquista.

En Aragón, son numerosos los ejemplos que se encuentran de estas joyas del patrimonio, como en Peñarroya de Tastavins, Cabañas, Santa Quiteria de Argente, Camañas, sin olvidar las de la Aljafería o la techumbre de la catedral de Teruel, entre otras.

Abundar en las miles de imágenes que decoran estos cielos y descifrar estos códigos sociales comunes del sur de Europa es uno de los objetivos de este proyecto internacional, en el que ya se ha empezado a trabajar en algunas líneas, como la creación de una cartografía de techumbres medievales europeas: "Esto nos permitirá conocer la dimensión del fenómeno y profundizar en él, más en lo iconográfico que en lo técnico", comenta Hernández.

Se trata de una herramienta proyectada en 3D que se podrá consultar vía web y que además de recoger datos artísticos, será de gran utilidad también para otros campos como el de la restauración.

El grupo también prevé promover publicaciones especializadas y encuentros en este campo, estudiar las techumbres emigradas, y en fases posteriores, desarrollar un plan de comunicación de sus hitos y valorar las posibilidades que a nivel local este patrimonio ofrece como recurso turístico para el territorio.

Etiquetas
Comentarios