Despliega el menú
Aragón

Hacienda revisa al alza los valores catastrales de más de 300 municipios aragoneses

Las actualizaciones podrían afectar a los recibos del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) que pagan los vecinos con unas subidas en torno a un 13%. Solo en una treintena de localidades, aquellas donde las cantidades fueron fijadas en los años del ‘boom’ urbanístico, se espera que sean a la baja.

Imagen de archivo de viviendas unifamiliares y bloques de pisos en Cuarte de Huerva.
Imagen de archivo de viviendas unifamiliares y bloques de pisos en Cuarte de Huerva.
José Miguel Marco

El Ministerio de Hacienda actualizará los valores catastrales de casi la mitad de los municipios aragoneses el próximo año y en más de 300 de estos, las revisiones serán al alza. Aunque todavía está por determinar qué coeficientes se aplicarán, las subidas en los recibos del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) podrían ser de entre el 10 y el 13%. Solo en una treintena de localidades de la Comunidad, aquellas en las que los valores catastrales fueron fijados en pleno ‘boom’ urbanístico, se espera que sean a la baja y podría superar el 20% de descenso.

El Boletín Oficial del Estado publicó el nombre de los municipios a los que se aplicarán coeficientes en función del año de entrada en vigor de la ponencia de valores de ese lugar. Estos coeficientes serán determinados por la Ley de Presupuestos Generales del Estado y entrarán en vigor a partir del 1 de enero.

En unos casos, las revisiones se hacen a instancias del propio Ministerio de Hacienda y en otros previa solicitud de los ayuntamientos. Hay que tener en cuenta que la antigua contribución constituye el principal ingreso para las arcas municipales. Para solicitar una actualización de valores deben haber pasado al menos cinco años desde la última valoración colectiva o que se pongan de manifiesto diferencias sustanciales con los valores de mercado.Rebajas de hasta el 22%

El año pasado, Hacienda aplicó coeficientes de entre el 0,78 y hasta el 1,13 en función de los años en los que se había hecho la última revisión. Fueron los municipios en los que la ponencia de valores entró en vigor en el año 2009 donde las rebajas fueron más importantes, de hasta un 22%. Y, en el caso contrario, los que experimentaron una mayor subida fueron los de los valores más desfasados –cuyas ponencias eran de entre 1984 y 1987–. En estos casos, los valores catastrales subieron hasta un 13%.

Pero, ¿una modificación del valor catastral significa una variación proporcional en el recibo del IBI? La respuesta es que no en todos los casos. Para que una rebaja del 22% se trasladara a los recibos, el tipo que se utiliza para calcular el impuesto no debería modificarse. Esto es algo que determinan los ayuntamientos y que, según la Ley de Haciendas Locales, debe estar en una horquilla de entre el 0,4% y el 1,10%.Contrarrestar las subidas

Lo mismo ocurre con las subidas. En muchos casos, los ayuntamientos tratan de contrarrestar las subidas de valores catastrales bajando los tipos lo máximo permitido. También hay que tener en cuenta que hay ayuntamientos que establecen bonificaciones especiales en los recibos como en el caso de las familias numerosas.

En María de Huerva, por ejemplo, los valores son de 1990 y, desde entonces, no se habían actualizado. Fue el año pasado cuando el Ministerio de Hacienda lo hizo de oficio. Según informó la alcaldesa, Mar Vaquero, el Ayuntamiento solicitó que se hiciera de forma progresiva y así cada año actualizan un 10% hasta llegar al 100% en diez años.

En Illueca, los valores estaban muy altos, ya que se habían fijado tras la aprobación del plan urbanístico, en 2007. "Fue en 2013 cuando nos adherimos a esto y el año pasado se bajaron los valores catastrales un 27%", dijo el alcalde, Ignacio Herrero, que aseguró que la valoración ahora ya es "normal". Durante los últimos años el Consistorio illuecano también bonificó en un 90% los recibos de los suelos urbanizables no desarrollados.

Otro caso destacado es el de Lumpiaque. Los vecinos han pagado este año en torno a un 30% menos que el pasado en sus recibos del IBI. Y el próximo ejercicio, este impuesto se congelará, ya que no se subirá el tipo impositivo que se aplica para calcular la contribución. Las repetidas solicitudes del Ayuntamiento al Ministerio de Hacienda para revisar a la baja los valores catastrales han surtido efecto y ya están acordes con los valores de mercado, por lo que no han podido pedir que vuelva a revisarse.

Etiquetas
Comentarios