Despliega el menú
Aragón

Rudi deja en el aire la coalición PP-PAR para las generales

Asegura que no se ha planteado este asunto en Génova y que aún no ha hablado con los aragonesistas.

La presidenta del PP Aragón, Luisa Fernanda Rudi, dejó en el aire ayer la reedición de la coalición entre su partido y el PAR de cara a las elecciones generales del 20 de diciembre. Es más, ni siquiera quiso opinar sobre su conveniencia a la espera de consensuar una posición común con el presidente de su partido, Mariano Rajoy y la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. "No hay que avanzar acontecimientos ni opiniones", afirmó Rudi.

"Hay que analizar los pros y los contras", afirmó Rudi sobre esta coalición que se negociará en un contexto de profunda desconfianza entre populares y aragonesistas. Las palabras de Rudi se produjeron después de que se conociera que el presidente del PAR, Arturo Aliaga, mostrase su disposición a liderar la lista de su partido al Congreso en el caso de que vayan en solitario a las generales. Rudi no quiso comentar este asunto por no disponer de información. En este sentido, dijo que no hablaba con Aliaga "desde antes del verano".

Rudi hizo estas declaraciones tras mantener un encuentro con empresarios en el marco de los preparativos de la campaña electoral, en el que se debatió sobre las medidas aplicadas por el Gobierno para hacer frente a la crisis económica. La presidenta del PP citó la reforma laboral y del sistema financiero como dos de los aspectos que suscitaron más interés por parte de los empresarios, además de tener que escuchar la reclamación de reducir la presión fiscal y simplificar las administraciones públicas.

Compareció acompañada de Eloy Suárez, que salvo sorpresa de última hora será el cabeza de lista al Congreso por Zaragoza. Pero Rudi evitó confirmar oficialmente a Suárez. "Soy muy estricta con los procedimientos", afirmó. En este sentido, dijo que hasta la próxima semana no se confirmarán los números 1 de las distintas candidaturas. Por el mismo motivo, tampoco quiso confirmar la candidatura de Manuel Blasco por Teruel y despejar las dudas en Huesca. Respecto a su sucesión, no quiso hacer cábalas pero estimó que el congreso regional podría elegir nuevo presidente regional en mayo del próximo año.

Rudi reivindicó además su gestión económica y rechazó ayer las críticas que está haciendo el Gobierno PSOE-CHA. Por eso, aseguró quiere imputar "sus liberalidades" en el gasto para contentar a Podemos al Ejecutivo saliente de su partido. Y por su puesto negó que haya un agujero de más de 900 millones de euros en las cuentas autonómicas, como dice el consejero socialista de Hacienda, Fernando Gimeno. "Creo que de las cifras creativas en la gestión del señor Gimeno tenemos buenos ejemplos", declaró. Llevaba preparados los datos de déficit que se encontró al llegar a la presidencia de Aragón en 2011 (990 millones de déficit), los que había en 2014, después de tres años y medio de gestión del PP (650 millones), y los de junio de 2015(297 millones). "Todo lo demás tendrá que explicarlo el actual responsable de Hacienda", afirmó.

Etiquetas
Comentarios