Despliega el menú
Aragón

¿Cuáles son las escuelas más pequeñas de Aragón?

?Cinco colegios aragoneses tienen solo cuatro alumnos, tras la reducción de la ratio de 6 a 4.

Los alumnos y la profesora de la escuela de Encinacorba.
Los alumnos y la profesora de la escuela de Encinacorba.
Sandra Lario

José e Isaac llegan andando al cole con su madre. A Esther le acompaña su hermano mayor. María viene de la mano de su madre. Susana, la profesora, que también vive en el pueblo, les espera en el aula. Ya están todos y comienza la jornada en la escuela de Encinacorba (Zaragoza), una de las más pequeñas de Aragón con 4 alumnos.

La escuela cerró en junio y estaba previsto que no volviera a abrir por falta de alumnos. Pero la llegada de una familia de Valencia con dos hijos, la incorporación de una niña de 3 años y el cambio en las políticas educativas (el Gobierno del PSOE ha reducido la ratio mínima en la escuela rural de 6 a 4 alumnos) han permitido que las clases y los juegos continúen en la escuela de Encinacorba.

Cinco escuelas rurales se mantienen en Aragón con solo cuatro alumnos: Encinacorba (Zaragoza), Orillena (Huesca), y Allepuz, Tornos y Cañada de Verich (Teruel). Un centenar de localidades tienen aulas unitarias (en las que todos los niños de todos los cursos comparten aula), muchas con menos de diez alumnos. El Departamento de Educación consultó con las familias y ayuntamientos de localidades con tres y cuatro alumnos por si querían mantener su escuela abierta o trasladarse a otro municipio. En el caso de Tierga prefirieron ir a Illueca, con servicio de comedor.Historias de Rumanía y Valencia

La alumna más joven de Encinacorba es María, de 3 años, que acaba de empezar 1º de Infantil y ya ha aprendido algunas palabras en inglés. "Me alegro de que no hayan cerrado la escuela. Es más cómodo ir al cole en el pueblo y no tener que depender del coche o del transporte escolar", afirma su madre, Cristina Roxana Tamba. El curso pasado vivían en Alfamén y decidieron trasladarse a Encinacorba, el pueblo del padre. Ella es de Rumanía. Vino un verano a trabajar hace ocho años, se enamoró y decidió quedarse. "Vivía en una ciudad grande, Timisoara, y estudiaba Periodismo en la Universidad. No me imaginaba que acabaría viviendo en un pueblo tan pequeño", cuenta Cristina, que ahora trabaja en el casino del pueblo.

Los hermanos José e Isaac, de 6 y 4 años, a veces echan de menos el barullo de su colegio en Burjasot, con más de 25 chavales por clase. Llegaron en mayo a Encinacorba. "Vinimos buscando trabajo y un alquiler barato. Mi marido trabaja por las noches en Zaragoza. Aquí vivimos muy bien, con más calidad de vida y más tranquilos", señala su madre, Fátima Muñoz.

Esther, de 9 años, es la veterana del cole. Es de Encinacorba, siempre ha ido a esta escuela y tiene dos hermanos mayores que van al instituto de Cariñena. "Me gusta el pueblo, puedes ir sola y jugar en la calle. Del cole lo que más me gusta es Educación Física y Matemáticas. De mayor me gustaría ser Enfermera, ya sé que hay que estudiar mucho. Y me gustaría vivir en una ciudad y venir aquí de vacaciones", afirma.Ventajas e inconvenientes de las escuelas pequeñas

Susana Castillo, de 32 años, tiene ocho años de experiencia como profesora interina en escuelas rurales aragonesas, pero esta es la más pequeña que le ha tocado. Ella es de Castellón y vivía en Graus con su novio cuando a principios de septiembre le avisaron de su nuevo destino. Ha decidido alquilar una casa en Encinacorba y convertirse en una vecina más.

Sus alumnos son de cuatro cursos distintos: 1º y 2º de Infantil, y 2º y 4º de Primaria. "Las escuelas unitarias permiten una atención mucho más personalizada. En cada asignatura preparo materiales y actividades distintas para cada uno de ellos. Quizá la parte negativa de estos colegios tan pequeños es la socialización. Los niños juegan juntos, pero echan de menos a más chicos de su edad. Una vez al mes nos reunimos con los niños de los otros colegios del CRA (Aguarón, Paniza y Cosuenda)", explica. 

José, Isaac, María y Esther también tienen algunas clases con los profesores itinerantes del CRA (Colegio Rural Agrupado), que vienen a Encinacorba a impartir Educación Física, Música y Religión. "Creo que para los niños pequeños es mejor ir al colegio en su pueblo. Y las escuelas abiertas dan mucha vida en el medio rural", reflexiona Susana.

Etiquetas
Comentarios