Aragón

Buenacasa, para el filial, la última operación

El delantero aragonés de 19 años llega de la cantera de la Juventus. Entrenará con Popovic pero jugará, en principio, en el Aragón

Buenacasa, con el equipo Primavera de la Juventus de Turín.
Buenacasa, con el equipo Primavera de la Juventus de Turín.
ha

Se acabó el verano oficial en el mundo del fútbol profesional con el cierre del mercado estival de fichajes, anoche a las 00.00. Y, extrañamente para lo que ha solido ser habitual en los vértigos del Real Zaragoza en la última década, lo hizo sin movimientos de enjundia en la sede de La Romareda.

Nadie salió y nadie entró en la primera plantilla, tal y como estaba anunciado desde la semana pasada. La última jornada de agosto fue una balsa de aceite para los ejecutivos zaragocistas, muy lejos del frenesí y las carreras contrarreloj de tiempos pretéritos no muy lejanos.

El club zaragocista solo contrató al joven Sergio Buenacasa, delantero aragonés de 19 años que acaba de dejar los equipos base de la Juventus de Turín, para que juegue por el momento con el filial de Tercera División. Buenacasa se entrenará mayormente con el primer equipo y, cuando llegue el fin de semana, salvo que Popovic lo necesite en su convocatoria, jugará a las órdenes de César Laínez en el RZ Aragón.

Buenacasa, que se marchó con 14 años de la Ciudad Deportiva rumbo al FC Barcelona hace un lustro en pleno desgobierno del fútbol base de Agapito Iglesias y sus ejecutivos de entonces, retorna así a casa. Atrás quedan tres años en La Masía, con los equipos base barcelonistas, y los últimos dos en Italia, en una Juventus que al final no va a cobrar ni un euro por derechos de formación. El delantero zaragozano ha aceptado cobrar en salario de 15.000 euros, lo máximo que le podía ofrecer el club, e inicia así una segunda época blanquilla en busca de alcanzar el profesionalismo a base de goles, la tarea que mejor sabe hacer desde niño.

El límite salarial global que la Liga de Fútbol Profesional aprobó el pasado 19 de agosto al Real Zaragoza para su plantilla en esta temporada 2015-16, que ronda los 4 millones de euros, está cubierto tras pactar hace diez días la continuidad de Abraham con su correspondiente rebaja de salario. No cabe ninguna pieza más toda vez que Rubén y el portero Alcolea, susceptibles de liberar fichas altas si hubiesen encontrado destino fuera del Zaragoza en las últimas semanas, al final también siguen en el plantel.

Un día inusualmente tranquilo

Ángel Martín González, el director deportivo del Real Zaragoza, compareció anoche para dar el carpetazo definitivo al verano de reconstrucción del equipo en su segundo año. Lo hizo a las 21.00, tres horas antes de la hora límite. No cabía ya sorpresa alguna.

"Ha sido un día tranquilo. Teníamos el equipo hecho desde hace tiempo y no hemos estado buscando nada más. Sabíamos que estábamos en el techo económico que nos ha marcado la Liga y creo que el equipo tiene mimbres, está bastante compensado y ni siquiera hemos intentado traer nada más", resumía el responsable del área deportiva.

Esta apreciación colisiona con las solicitudes públicas de Popovic, el entrenador, que ha venido solicitando como prioritarias las incorporaciones de otro defensa central y de otro delantero para cimentar el bloque a su gusto. Martín tiene su parecer al respecto: "Los entrenadores siempre piden mucho y Ranko ha hecho lo mismo que los demás. Su obligación es tener la mejor plantilla posible y la mía también. Pero hasta unos límites. No podíamos hacer nada más", razona.

El madrileño dijo que el Real Zaragoza se ha guardado una bala en la recámara a expensas de cómo evolucione la primera vuelta. "Tenemos la posibilidad de poder subsanar en el mercado de invierno (en enero) cualquier debilidad que pueda producirse de aquí a entonces", señaló.

Martín diagnosticó asimismo las hechuras de su segundo proyecto en el Real Zaragoza. "He intentado que haya pocas diferencias entre unos y otros componentes de la plantilla. Este año, cuando hay cambios en el equipo, el grupo no lo nota. Y eso es muy importante. El año pasado sí que notábamos mucho las bajas, las lesiones, las expulsiones. Creo que ahora estamos mejor. Quiero que haya competencia y no sea fácil jugar en ningún puesto", dijo sobre su nuevo diseño.

Buenacasa y Alcolea

Martín González se refirió a los dos nombres propios del final del mercado en la sede del club: Buenacasa y Alcolea. "La llegada de Buenacasa, algo que se dio de repente hace unos días, creemos que es una oportunidad bonita porque el chico es de Zaragoza. Él ha puesto de su parte porque viene de un club grande y es difícil que nosotros pudiéramos entrar en la ficha que le pagaba la Juventus. Pero tenía mucha ilusión por volver a casa y ha cedido en sus pretensiones", aclaró.

El ejecutivo subrayó el contexto en el que se hace esta operación. "Yo reconozco que no lo he visto jugar, solo lo conocía de nombre. He observado algunas imágenes de vídeo, pero nada más. No sé en realidad lo que es. Pero es una posibilidad atractiva y a ver qué sale. Ojalá salga todo bien y el chico pueda triunfar en el equipo de su tierra", dijo con franqueza Martín.

Sobre Alcolea, tercer portero que al final no ha salido del equipo como se le sugirió, señaló que "es una pena que no haya encontrado una salida, porque queríamos que tuviese minutos y demostrase que puede jugar en el Zaragoza. Ahora tendrá que buscar su sitio aquí y no será fácil".

Etiquetas
Comentarios