Despliega el menú
Aragón

El Almería acaba pidiendo la hora

El próximo rival del Real Zaragoza casi desperdicia una ventaja de tres goles ante el Leganés.

La UD Almería sumó una agónica victoria frente al Leganés, en un partido en el que el equipo madrileño careció de solvencia en defensa, en la primera parte, aunque luego pudo llevarse al menos un punto de su visita al Estadio de los Juegos Mediterráneos.

Los de Asier Garitano erraron en exceso en los primeros minutos, pese a que los locales estaban imprecisos en el pase, pero los errores atrás pusieron el marcador muy franco para los de Sergi, que en el minuto 26 ya ganaba por 3-0.

A partir de ahí, los rojiblancos hicieron del partido un choque controlado porque el Leganés, pese a tener superioridad en el centro del campo, no tuvo llegada en los metros finales. Sin embargo, el descenso en la intensidad hizo que el Leganés adelantara líneas y Candela, de perfecta ejecución, y Guillermo metieron el miedo a los locales.

El Almería arrancó con solvencia. En un balón en largo de Morcillo peleado por Chuli, este controló en la frontal, fue derribado, pero tuvo tiempo de ponérsela a Iago Díaz que puso el primero en el marcador. El Leganés acusó el desequilibrio ante un Almería que buscó la velocidad por ambas bandas. Una acción de Chuli en el minuto 6 acabó con balón para Quique González, quien estableció el segundo tanto local.

A partir de ahí, el Almería no tuvo el balón, pero sí el control del partido. Yuna acción de Dubarbier por banda izquierda pudo servir para sentenciar el partido. El argentino avanzó por su banda, combinó con Chuli y el balón acabó en las botas de Iago Díaz, cuyo disparo desde el lateral entró en la meta de Serantes, tras tocar en Mantovani.

Baja el ritmo

En la segunda parte, el Almería bajó la intensidad, obviamente por el resultado a favor y en gran medida porque el Leganés también dio un paso al frente. Pero el trabajo defensivo de los rojiblancos impidió cualquier acción de peligro, que sí fue de los de Sergi, que pudieron marcar en el 49 y en el 53. El Almería continuó siendo el dueño hasta que el Leganés, con la entrada de Miramón y Guillermo, ganó metros y comenzó a acercarse al área de Casto. En el 81, una falta la aprovechó Candela para marcar un golazo que creó incertidumbre en los locales. Guillermo, en el descuento, puso el segundo, pero que no impidió la victoria.

Etiquetas
Comentarios