Aragón
Suscríbete

Las deducciones autonómicas solo beneficiaron a 5.781 aragoneses en 2013

El supuesto de bonificación más común fue la deducción por compra de libros de texto, de la que se beneficiaron algo más de 3.000 declarantes.

Campaña de la Renta 2014 en la sede de la DGA en la plaza de San Pedro Nolasco.
Campaña de la Renta 2014 en la sede de la DGA en la plaza de San Pedro Nolasco.
Guillermo Mestre

El año pasado, cerca de 685.000 aragoneses realizaron la declaración de la Renta. De ellos, tanto solo 5.781 pudieron beneficiarse de las bonificaciones autonómicas que elaboró el gobierno presidido por Luisa Fernanda Rudi. El arrendamiento de la vivienda habitual, la adopción internacional de niños o la compra de vivienda en núcleos rurales son solo tres de las 11 deducciones previstas por el Ejecutivo popular y que alcanzaron ni al 1% de los contribuyentes de la región.

Así se desprende de la última estadística de declarantes elaborada por la Agencia Tributaria. Los datos reflejan que la deducción más aplicada fue por la adquisición de libros de texto (aplicada en 3.095 declaraciones) seguida, muy de lejos, por la bonificación fiscal por el cuidado de personas dependientes (se aplicó 930 veces).

De algunos de los supuestos que figuraban en el catálogo de bonificaciones, como la inversión en participaciones sociales de nuevas entidades o el arrendamiento de vivienda social (a la que se podían acoger aquellos contribuyentes que pusieran un inmueble a disposición del Gobierno de Aragón o de alguna de entidad del Plan de Vivienda Social de Aragón) apenas pudieron beneficiarse una veintena de personas, mientras que la deducción por la adquisición de vivienda habitual por parte de víctimas del terrorismo solo consta aplicada en dos declaraciones.

La estadística oficial no ofrece datos de una de las deducciones diseñadas por el Ejecutivo que dirigía Rudi: aquella bonificaba la inversión en empresas que cotizaran en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), popularmente conocidas como 'business angels'.

Más del 64% de las deducciones se aplicaron en declaraciones de contribuyentes con rentas entre los 6.000 y 21.000 euros anuales. Si todas las bonificaciones en la Comunidad alcanzaron los 903.141 euros, lo que supone una media de 156 euros por contribuyente, solo las de este grupo se situaron en 551.553.

Las rentas inferiores a 21.000 euros anuales son las más numerosas en la Comunidad según pone de relieve este mismo informe. Según las estadísticas, el año pasado más de 450.000 aragoneses declararon rentas del trabajo inferiores a esta cantidad, lo que supone el 66,4% del censo de contribuyentes de la región.

En el grupo de rentas más bajas, aquellas que se sitúan por debajo de los 6.000 euros, el número de beneficiaros fue muy reducido: 28 personas. En el grupo de rentas superiores a 60.000 euros anuales (17.483 personas el año pasado según los datos facilitados por la Agencia Tributaria) la situación fue similar: tan solo 84 contribuyentes pudieron bonificarse de algunos de los supuestos establecidos.

Del total de deducciones aplicadas (5.781). 3.782 se realizaron en declaraciones individuales y, el resto, en declaraciones conjuntas. 

Todo parece indicar que el próximo ejercicio, las rentas más altas de la Comunidad tendrán que soportar un tipo de IRPF más elevado. Con esta subida, el presidente de Aragón, el socialista Javier Lambán, pretende compensar la merma de ingresos por la rebaja aplicada por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión