Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Bardet se crece en los Alpes y el Tour se aleja más de Contador

En una etapa marcada por la escapada inicial del francés, los favoritos –con un solvente Chris Froome– firmaron una tregua antes del desenlace final alpino.

Romain Bardet (AG2R) celebra, brazos en alto, su victoria de ayer en Saint Jean de Maurienne.
Romain Bardet (AG2R) celebra, brazos en alto, su victoria de ayer en Saint Jean de Maurienne.
kim ludbrook

El ‘pequeño’ francés Romain Bardet (AG2R) se echó las manos a la cabeza, incrédulo, poco antes de convertirse en el vencedor de la decimoctava etapa entre Gap y Saint Jean de Maurienne, de 186,5 kilómetros, segunda jornada alpina en la que los favoritos firmaron tablas, con Chris Froome al frente. Bardet, de 24 años, no daba crédito a su hazaña, nacida en una larga y numerosa escapada en la que por encima de todos se elevó el ultraligero francés.

Valiente con su ataque en el Glandon, temerario en el descenso y enorme en la escalada al inédito Lacets de Montvernier, logró su mayor día de gloria. El ciclista galo firmó la segunda etapa de su equipo tras la lograda por Vuillermoz en el Muro de Bretaña. Con tiempo para deleitarse ante su público, levantó los brazos mientras le jaleaba su director desde el coche: "Vamos, mi pequeño". Y el pequeño entró 33 segundos delante de su compatriota Rolland y un minuto sobre un grupo donde iba el colombiano Anacona, tercero.

Los favoritos entraron de la mano a 3:02 minutos de Bardet. Firmaron tablas tras algunos intentos de sedición en los Lacets. Froome salvó la jornada previa a los dos ‘etapones’ alpinos en La Toussuire y Alpe D’Huez en idéntica situación. Nairo Quintana sigue a 3:10 del británico, Alejandro Valverde a 4:09, Geraint Thomas a 6:34 y Alberto Contador a 6:40.

Una etapa marcada por una aventura inicial de donde salió el vencedor, en un recorrido con 7 puertos, que apenas ofreció respiro, en el que los gallos de la general debían salir a escena en dos puntos claves: el Col del Glandon (categoría especial, con sus 21 kilómetros de ascenso) y los inéditos Lacets de Montvernier.

Dolido tanto en lo físico como en su orgullo tras la caída en la víspera, Alberto Contador atacó en el último tramo del Glandon, pero la iniciativa tuvo más de corazón que de piernas. El madrileño fue alcanzado en la bajada. Apenas se inmutó Froome, muy seguro, tranquilo, y siempre protegido por algún compañero del Sky. Contador parece resignado a su suerte y ya duda hasta de sus opciones de alcanzar un escalón del podio.

Tiene a Valverde a 2.30 minutos, pero su moral se quebranta. "Será casi imposible que Valverde pierda esta oportunidad", dijo. También sacó Nibali su habitual carta de atacar cerca de la cima y lanzarse en picado. Lo hizo en el Glandon, pero le siguió Nairo Quintana y el propio líder. La maniobra sirvió para poner en apuros a Valverde. El murciano también logró contactar cuesta abajo.

Froome, inalterable

La jornada tenía el segundo punto caliente en los Lacets de Montvernier, a 10 de meta, un inédito puerto de 3,1 kilómetros al 8,1 por ciento. Una carretera estrecha, donde apenas cabe un coche, sin público, donde Bardet pasó a la pequeña historia del Tour al coronar en cabeza, ya camino de su estreno en el Tour. Por detrás Froome y sus hombres esperaban más ataques. Y llegaron. No con mucha contundencia, pero al menos algunos lo intentaron.

Tras otra intentona cardíaca de Contador, una aceleración de Nibali cerca de la cima descolgó unos metros a Froome. ¿Un espejismo?. Si, el líder, como siempre, no se alteró. Enseguida se metió en el grupo. De momento no hay manera de cantarle las cuarenta.

Si La Toussuire este viernes o el Alpe D’Huez el sábado no dicen lo contrario, el Tour está decidido. Quintana sigue sin tirar la toalla y quiere cambiar el maillot blanco por el amarillo, y Valverde tiene, como reconoce Contador, la oportunidad de su vida para hacerse una foto en el podio de París. Eso si los momentos de debilidad en el Glandon no se presentan de nuevo. Eso también lo sabe Contador.

Día histórico para Bardet, sexto el año pasado, un ultraligero implacable que luce la camiseta del Ag2r desde 2012. En apenas un mes ha ganado la etapa de Pra Loup en el Dauphiné y en Saint Jean de Maurienne en el Tour. El pequeño se hizo grande.

Hoy de nuevo cita con la alta montaña. La decimonovena etapa entre Saint Jean de Maurienne y La Toussuire, de solo 138 kilómetros, incluye la Croix de Fer y un final en alto tras 18 kms de ascenso al 6,1 por ciento.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión