Aragón
Suscríbete

Tarsi llama a la puerta

El Real Zaragoza se impone en Boltaña a su filial Deportivo Aragón por 4-0. El mediocentro canterano destacó entre los goles de Kilian, Rico y Ángel (2).

El portero Pablo Alcolea se lanza a por el balón ante Isaac Carcelén y Mario, durante el entrenamiento matinal.
El portero Pablo Alcolea se lanza a por el balón ante Isaac Carcelén y Mario, durante el entrenamiento matinal.
javier broto

Ranko Popovic destacó a un futbolista al terminar el partido:"Si sigue así, contaremos con él en el primer equipo. Está jugando bien, está entrenando bien, y hoy –por ayer– ha estado serio y competitivo". El entrenador hablaba de Tarsi, el mediocentro que más está impactando en la pretemporada. Un futbolista que ya debutó en Primera División hace tres temporadas, llegó a ser importante con Paco Herrera y que ayer, en el primer ensayo de verano del Real Zaragoza, confirmó que no ha perdido virtudes: toque rápido, inteligencia posicional, orden y seguridad en el pase. Tarsi, aún con 20 años, fue la nota más positiva del partidillo de entrenamiento organizado contra el Deportivo Aragón, el filial que este año recupera su vieja denominación histórica. El Zaragoza se impuso 4-0 en un encuentro que reunió todo aquello tan fácil de encontrar en este tipo de amistosos veraniegos: ritmo bajo por la fatiga acumulada en tan pocos días de trabajo, imprecisiones tácticas, un once distinto en cada mitad, alta temperatura y una legión de aficionados en las gradas, esta vez, en el campo de fútbol de Boltaña.

Los goles fueron obra de Kilian y Diego Rico en la primera parte, y de Ángel, con un doblete, en la segunda. Popovic alineó dos onces, organizados en un 4-2-3-1, la base táctica sobre la que está trabajando, de momento, en la pretemporada. En la primera mitad, sobresalió la actividad entre líneas de Adán y la versatilidad de Isaac, que jugó unos minutos de lateral izquierdo, y la agresividad en punta de Kilian.

Pero el equipo de la segunda parte funcionó mejor. Wilk y Tarsi le dieron dinamismo y consistencia al medio, y la línea de mediapuntas juntó a Pedro, Aria Hasegawa y Jorge Díaz. Arriba, Ángel enseñó las primeras balas del cañón: marcó dos goles con el signo de su fútbol: astucia, velocidad, instinto… Esta versión jugó al compás de Tarsi y acelerado por la verticalidad y el desborde de Jorge Díaz. Ellos dos, junto a Ángel, fueron los mejores del Zaragoza en un día en el que se puede extraer las conclusiones justas.

El partido sirvió, ante todo, para descubrir a los ocho fichajes. Manu Herrera apenas tuvo trabajo. Isaac alternó el lateral y el extremo izquierdo. Un par de incursiones fueron su aportación. Marc Bertrán pisó situaciones de ataque con frecuencia. Diamanka estuvo rígido, mejor sin la pelota que con ella. Wilk metió revoluciones a la maquinaria de trabajo del equipo, bien escudado en el aseo del balón por Tarsi. Aria Hasegawa demostró su capacidad para jugar a pocos toques, su circulación y su mirada vertical, siempre buscando la movilidad y el desmarque milimétrico de Ángel, uno de esos delanteros acostumbrados a vivir al borde del precipicio del fuera de juego.

También hubo destellos en el filial que entrena César Laínez, más firme en su versión de la segunda mitad que en la primera. Su jugador más notable fue el habilidoso Xiscu Martínez, uno de los chicos que está en la pretemporada del primer equipo. También dejaron buenas pinceladas el lateral izquierdo Tito Castro, el mediocentro Medrano y el mediapunta Aparicio.

Ranko Popovic relativizó la relevancia de la prueba al término del choque."Lo normal es que hagamos cosas mal en la primera mitad. Hemos jugado con muchos toques de balón, lento y hemos pensado demasiado", analizó. También destacó la visita de César Alierta:"Ha sido un gesto fantástico, de mucho significado para nosotros".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión