Despliega el menú
Aragón

El grupo O'Carolan lanza 'Tierra', un disco coral que reivindica la geomúsica

?Lo coordinan junto a los geólogos José Luis Simón y Lope Ezquerro y en él colaboran poetas y varios músicos.

Actuación del grupo O'Carolan en la catedral de Teruel.
Actuación del grupo O'Carolan en la catedral de Teruel.
chema sánchez

Para algunos, la música es el arte más abstracto que produce las emociones más concretas. Puede estar en muchas partes: en los instrumentos, en la voz humana, en los objetos y en la propia naturaleza: en la estratificación de las piedras, en el silbo del viento o en la melodía de los bosques, etc.

Quizá por todo ello acaba de aparecer un disco como ‘Tierra. Poemas y música de las esferas’, que patrocinan tanto Miguel Ángel Fraile y Pilar Gonzalvo, del grupo O’Carolan, como los geólogos José Luis Simón y Lope Ezquerro, del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Zaragoza, desde donde se gestó y se difundió el documento ‘Geología para una Nueva Cultura de la Tierra’, que han suscrito diversas asociaciones españolas.

Tiene por objeto que "nuestra sociedad del conocimiento comience a ver la Tierra con una mirada distinta: no una simple fuente de recursos materiales, sino un recurso cultural en sí misma, depositaria de una sabiduría que hemos de asimilar si queremos subsistir como especie".

Miguel Ángel Fraile, líder del grupo O’Carolan, de música tradicional aragonesa e irlandesa, explica: "Este es un disco diferente, coral, el trabajo generoso de mucha gente, vinculado al concepto de geomúsica. En el fondo, se trata de devolver a la tierra lo que la tierra, como planeta, nos ha dado. Es un homenaje a nuestra casa común, a la par que un gesto de cariño hacia la pequeña tierra que cada uno pisa, recuerda, evoca o guarda en el corazón".

‘Tierra’ consta de varias partes: en primer lugar la palabra; se ofrece una selección de poemas vinculados con el paisaje y la geología firmados por Ana Fuertes, José Antonio Rey del Corral, Emilio Gastón, Víctor Guiu, Rolando Mix Toro, Juan Porcar, Santiago Román o el propio José Luis Simón; algunos de ellos son recitados por sus autores pero también por otros rapsodas como Eduardo González, Víctor Jerez, Juana López, etc.

"Hay una segunda parte en la que tocan otros instrumentistas y grupos que han cedido sus canciones: Joaquín Pardinilla, María José Hernández, que canta ‘El vals del mono loco’ y ‘Quién te cerrará los ojos’, el tema de Labordeta, Ricardo Constante, Amankay, el grupo vasco Oreka TX o Joan Manuel Serrat, que nos ha cedido una grabación reciente de ‘Pare’. Y por supuesto sumamos algunas piezas de O’Carolan como ‘El valle de las estrellas’".

Fraile y Pilar Gonzalvo recuerdan que ‘Tierra’ también recoge "la herencia y el espíritu de Monte Solo, el grupo que fundó el finado Pepe Gastón. Aquí Marisé Aguilar y Araceli Cereceda cantan, precisamente, ‘Monte Solo’, el poema de Rey del Corral".

Una creación experimental

Otra orientación estética capital en ‘Tierra’ es la geomúsica creada a partir de las sucesiones de estratos geológicos. "Esa es la parte más experimental de un álbum múltiple que también incorpora a diseñadores, dibujantes e ilustradores y a fotógrafos, son tantos que no nos caben aquí –señala Fraile–. Las piezas musicales que nacen de este experimento acompañan a los poemas en perfecta armonía".

Recuerda que ya en la antigua Grecia, Pitágoras formuló la teoría de que "la música es la expresión de la armonía del universo. Los astros se mueven en esferas concéntricas produciendo sonidos armónicos en virtud de las proporciones aritméticas de sus órbitas alrededor de la tierra. Y a eso se le llama música de las esferas". El término y la idea aparecen en la poesía española, tanto en Fray Luis de León como en Antonio Machado.

Tal como han escrito José Luis Simón y Lope Ezquerro, "la ciencia ha descrito y ha explicado la existencia de ciclos en la variación del movimiento orbital de la tierra, que afectan a la atmósfera y al clima terrestre y, a través de este, se traducen en patrones cíclicos de algunas secuencias sedimentarias". Esos ciclos se transforman en partitura mediante un código que convierte los distintos tipos de roca en notas de una escala y los espesores de las capas en duración de los sonidos. "Así nace lo que nosotros llamamos ‘música de la tierra’ o geomúsica: es como si elaborásemos un ‘máster’ o ‘midi’, lo tocamos y luego lo desarrollamos con algunas variaciones".

Los sonidos de las rocas

Estos sonidos de las rocas se han recogido en distintos lugares: Cascante del Río, Camarena de la Sierra, El Prado (Villastar), Munilla, Zumaia, Ilargilore, Hecho, Pobla Tornesa. El carácter telúrico, o incluso sagrado, es indiscutible. Por ejemplo, Ana Fuertes dice: "Hermana grande, / amada Tierra, / tú que abrigas el aire, / las cenizas de los amigos muertos...". José Antonio Rey del Corral escribió: "Fósiles del ser, sílices o sales, / momentos que se apilan o mementos / que lamentan los sueños y los hechos".

José Luis Simón anota en su ‘Paisaje interior’: "Cuando entre las sabinas sople la ventolera / no dejaré que pueda conmigo la tristeza". El álbum de 18 temas se grabó entre abril y mayo de 2015 en el Laboratorio Audiovisual de Zaragoza. Se han editado 1.200 copias, muy demandadas por sociedades geológicas, parques geológicos y asociaciones ecologistas de España y Aragón. Este proyecto coral, que solo tiene "un vago precedente en Italia", se presentará por todo lo alto en septiembre en Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios