Aragón
Suscríbete

Lambán promete combatir el sistema de financiación porque el actual es "inviable"

El nuevo presidente de Aragón promete el cargo en la Aljafería acompañado por el líder del PSOE y arropado por 500 invitados. Garantiza "lealtad" al Gobierno central, exige reciprocidad y reitera su rechazo a la Lomce delante del ministro de Educación. Afirma que trabajará de la mano de los alcaldes para "erradicar" la pobreza y la exclusión y «reconstruir» los servicios públicos

El presidente de Aragón, Javier Lambán, pronunció su discurso de memoria, que escucharon en primera fila Pedro Sánchez y los ya exconsejeros Suárez, Campoy y Bermúdez.
El presidente de Aragón, Javier Lambán, pronunció su discurso de memoria, que escucharon en primera fila Pedro Sánchez y los ya exconsejeros Suárez, Campoy y Bermúdez.
M. Marco

El nuevo presidente de Aragón, el socialista Javier Lambán, garantizó ayer su lealtad al Gobierno central, pero advirtió de que combatirá desde esta misma semana el actual modelo de financiación autonómica por ser "prácticamente inviable". Y aprovechó la presencia del ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, para reiterar su frontal rechazo a la Lomce y su compromiso de no aplicar esta ley en lo que compete a Aragón. "Desde esa lealtad, que ha de ser bidireccional y recíproca, dirimiremos nuestras discrepancias. Las más inmediatas serán la Lomce y la financiación autonómica", dijo.

Lambán no se salió del guión previsto, insistiendo en lo ya anunciado en su discurso de investidura. Así, reiteró sus retos de "erradicar" la pobreza y la exclusión y "reconstruir" los servicios públicos. Para ello, se comprometió a trabajar "de la mano" de los municipios. "Es imposible que se acometan si no es dando la mano a alcaldes y concejales, de cualquier signo político. Es la única garantía para conseguirlo", añadió.

Bajo un calor sofocante, Lambán prometió su cargo en el palacio de la Aljafería, acompañado por el líder del PSOE, Pedro Sánchez, su antecesor al frente del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el número dos de los socialistas, César Luena. El patio de Santa Isabel se llenó con el medio de millar de autoridades y miembros de la sociedad civil, al que no faltó la hasta ahora presidente, Luisa Fernanda Rudi, y su gobierno en funciones.

Apenas habló quince minutos y como hizo el ministro, que le precedió en el uso de la palabra, inició su discurso transmitiendo su solidaridad con los vecinos afectados por el gran incendio que asuela las Altas Cinco Villas. De hecho, tras finalizar el acto oficial, se trasladó al Pignatelli, sede de la DGA, para conocer la última hora desde la sede del 112 antes de regresar a la zona.

El nuevo presidente, que siempre saca a colación su formación en la "escuela" de la gestión municipal como alcalde de Ejea, subrayó que los alcaldes y concejales son "la sal política de la tierra aragonesa" antes de añadir que son su apuesta para construir "el Aragón del siglo XXI desde los municipios".

Lambán evidenció las diferencias que existen con otros partidos, pero optó por destacar lo que, a su juicio, les une y acerca, "el amor que sienten todos por Aragón". Sobre esta base, apostilló, pretende "forjar grandes acuerdos" para afrontar los desafíos de la Comunidad, muy consciente de que preside el segundo gobierno de la democracia con menor respaldo parlamentario.

En su discurso también hubo palabras para los ciudadanos y, muy especialmente, al "depósito inagotable de talento" que atesora el tejido social, hasta el punto de asegurar su deseo de que participen en la representación de Aragón "con su inmensa y formidable fuerza motriz".

El reto de "aragonesizar" el país

El líder socialista consideró que esta tierra ha estado sometida "durante siglos" a un proceso de "españolización" del que, dijo, no renegaba, pero a renglón seguido trasladó su reto de "aragonesizar" España por el propio "beneficio" del país. "Es el momento de que España empiece a aragonesizarse", señaló antes de confesarse aragonés "hasta las trancas" y de pretender que su tierra sea "motor de cambio social y cultural, de creación de riqueza compartida y solidaria".

Como ya hizo también en su discurso de investidura, Lambán apostó por una relación bilateral con el Estado y con las autonomías vecinas, particularmente con Cataluña. Tampoco obvió su apuesta por una reforma constitucional que consagre el federalismo y, con ello, la incorporación de Aragón a la "gobernanza de España".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión