Aragón
Suscríbete

Huesca pedirá ayudas al Gobierno central para paliar los daños provocados por la tormenta

Las afecciones causadas en infraestructuras públicas se cifran en casi 122.000 €.
El Ayuntamiento redactará un proyecto para acometer obras definitivas en la red.

Retirada de árboles derribados por el viento en el parque de las Mártires ayer por la mañana.
Retirada de árboles derribados por el viento en el parque de las Mártires ayer por la mañana.
Javier broto

El Ayuntamiento de Huesca pedirá al Gobierno central ayuda económica para hacer frente a los destrozos provocados por la tormenta de agua, granizo y viento que anteayer por la tarde arrasó la ciudad en apenas 20 minutos. En ese tiempo se registraron 32 litros por metros cuadrados que el alcantarillado no pudo absorber, a pesar de las recientes obras para evitar que la red se colapsara y volvieran a inundarse calles y edificios, como ha ocurrido en tres ocasiones en los últimos dos años.

La primera estimación realizada por los servicios municipales cifra en casi 122.000 euros los daños causados por la tempestad. Asimismo, se ha pedido a los particulares que valoren las afecciones sufridas para incorporarlas a la petición de ayudas que regula un real decreto que atiende necesidades derivadas de situaciones de emergencia o de naturaleza catastrófica. Estas subvenciones ya se solicitaron en 2012, tras una tormenta ocurrida en octubre. "No se recibió ni un euro, pero esperamos que ahora no sea el caso", señaló la concejal de Seguridad Ciudadana, Teresa Sas.

Ayer por la mañana, mientras los oscenses se afanaban en sacar el agua y limpiar el barro de sus garajes y comercios, el alcalde de Huesca, Luis Felipe, afirmó que se va a redactar de forma urgente un proyecto sobre los "puntos conflictivos" de la red de saneamiento para determinar por qué, con las mejoras realizadas en el alcantarillado, sigue habiendo puntos de colapso. "No podemos hacer parcheos si no acometemos la intervención más importante en los puntos de embudo de la red", dijo Felipe. "No será una inversión menor, será importante y habrá que atenderla de forma plurianualizada, con ayuda de otras administraciones", añadió.

El jefe de Servicios Generales del Ayuntamiento, Javier Avellanas, señaló que a pesar de las obras acometidas en el cruce de Martínez de Velasco, Padre Huesca, Balsas de Chirín y el polígono Sepes, la red "no dio de sí" porque la tormenta fue "bastante importante" y era "complicado" que el sistema funcionase, "ya que 32 litros en 20 minutos suponen 100 en una hora".

El cruce de Martínez de Velasco con la avenida de Juan XXIII será uno de los puntos incluidos en el nuevo proyecto. Aquí, debido a la hondonada del terreno, el agua llegó a alcanzar 1,5 metros y quedaron atrapados varios coches. "Ya puede poner toda la calle de rejilla, pero si la salida de aguas es la misma, esto seguirá como un embudo", comentó Gonzalo Casas, dueño de Garaje Casas. "Esto era una piscina porque los colectores se saturan con el agua que llega de arriba", explicó. En la puerta de su establecimiento podía verse ayer la marca que dejó el agua acumulada.

Muy cerca de aquí está Comercial Vías. Su propietaria, Mª Jesús Brosed tenía ayer a mano un periódico del 27 de agosto de 1982. Aquel día la lluvia dejó en Huesca más de 30 litros en 15 minutos. La información se ilustraba con fotografías similares a las del martes. "En 33 años ya ha habido tiempo de solucionar este problema", indicó Brosed.

En la parte delantera de ambos establecimientos se colocaron ocho buzones, que con las alcantarillas canalizan el agua hacia la red y la acequia que la Comunidad de Regantes deArguis cedió como drenaje. Junto a esta hay huertos y casetas ilegales y en el cauce se ve algún dique y hasta pasos para moverse de un lado a otro. Los afectados insistían en que es aquí donde hay que actuar a conciencia. El alcalde dio ayer orden de limpiar los sumideros por si se produce otra tormenta. También ha solicitado una entrevista con el presidente de la Confederación hidrográfica del Ebro para urgirle de nuevo la limpieza de los barrancos del polígono Sepes. Aquí, la calle de Artes Gráficas volvió a ser pasto del agua, que entró en las naves y provocó graves daños.

La tormenta causó además averías en 18 cuadros del alumbrado público y en la red semafórica, derribo 16 árboles y obligó a cerrar el abastecimiento de agua de boca desde Vadiello por turbidez.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión