Aragón

Dos pescadores furtivos, imputados por un posible delito contra la fauna y la flora en el Mar de Aragón

La Guardia Civil les intervino 120 carpas, una especie protegida que solo puede pescarse como captura y suelta.

Los furtivos despiezaban las carpas y las ponían en salazón.
Los furtivos despiezaban las carpas y las ponían en salazón.
guardia civil

La Guardia Civil ha imputado a dos pescadores furtivos como presuntos autores de un delito contra la fauna y la flora por haber pescado carpas –una especie protegida y considerada de captura y suelta– en el Mar de Aragón. En la intervención, que tuvo lugar el pasado sábado dentro del término municipal de Caspe, los agentes se incautaron de 120 ejemplares de este ciprínido y de diferentes utensilios de pesca.

Según informó ayer el instituto armado, las imputaciones de V. N. y T. D., dos hombres de nacionalidad ucraniano-portuguesa de 51 y 53 años, respectivamente, se han producido a raíz de que la Guardia Civil tuviera conocimiento, mediante una llamada telefónica de colaboración ciudadana, de la existencia de una furgoneta con un arcón congelador en el paraje Chacón del embalse de Mequinenza.

Agentes de la patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de Caspe se trasladaron hasta el lugar indicado y vieron cómo dos personas recogían distintos utensilios de pesca y los introducían en una furgoneta, lo que motivó la identificación de los pescadores y la inspección del vehículo. En el mismo encontraron, además del congelador, varios recipientes de plástico que contenían las carpas metidas en sal para facilitar su conservación y posterior consumo.

Los agentes también se incautaron de 16 cañas de pescar, un pincho para dar muerte a los peces, dos focos portátiles, una red de trasmallo plomeado –un arte de pesca ilegal– de 20 metros de longitud y dos embarcaciones de goma a remo. Los hechos han sido comunicados al Servicio Provincial de Medio Ambiente de la Diputación General de Aragón. Los dos imputados han pasado a disposición judicial.

El coto se pone en marcha el día 1

Hay que recordar que a partir del 1 de julio en el embalse de Mequinenza solo se podrá pescar pagando. Hasta ahora bastaba con tener la correspondiente licencia, pero la puesta en marcha del coto de pesca supondrá que también haya que adquirir un permiso que puede comprarse por internet o en varios negocios de la zona. Con el dinero recaudado se aumentará la vigilancia y la limpieza, aunque los pescadores temen que eso acabe desplazando a los furtivos Ebro arriba.

Etiquetas
Comentarios