El secretario de Estado se muestra partidario de limpiar el tramo medio del río Ebro

Por su parte, Lobón asegura que este tramo es el más problemático cuando se registran crecidas.

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, ayer, en su despacho del Ministerio
El secretario de Estado se muestra partidario de limpiar el tramo medio del río Ebro
E. Cidoncha

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, se ha mostrado este miércoles partidario de acometer la limpieza del curso medio del río Ebro, el más problemático cuando se registran crecidas, según el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de Aragón, Modesto Lobón.

Lobón ha explicado que, en una reunión que ha mantenido este miércoles en Madrid con el secretario de Estado de Medio Ambiente, este se ha mostrado "completamente de acuerdo" con el Gobierno autonómico en la necesidad de limpiar este tramo medio del río, que afecta básicamente a Navarra, La Rioja y Aragón.

Para ello, es necesario previamente realizar un estudio de impacto ambiental, que es competencia de la Administración central.

El objetivo de este estudio es analizar la problemática y las medidas que hay que poner en marcha para que se lleve a efecto esta limpieza, ha explicado.

Se trata de un "tema complejo que no es para cuatro días", según Lobón, quien ha insistido en el "deseo y la voluntad" del Gobierno de Aragón de que se acometa esta limpieza.

En esta reunión, el consejero ha urgido al secretario de Estado la firma del nuevo convenio para la limpieza del lindano en el entorno de Bailín, en Aragón, un asunto que lleva coleando en torno a veinte años y que contempla una inversión que ronda los diecinueve millones de euros, de los que doce está previsto que los aporte la Administración central y siete la autonómica.

Sobre este asunto, Lobón ha destacado la buena sintonía entre las partes para que este acuerdo se lleve a efecto cuanto antes, si bien ha apuntado que los trámites para su desarrollo son "un poco farragosos".

Por último, también han tratado en esta sesión de trabajo la anulación por parte del Tribunal Constitucional de varias disposiciones relacionadas con el Trasvase Tajo-Segura por no haber contado con la opinión de la Comunidad Autónoma y, tras la cual, la Administración central deberá de dar audiencia a Aragón.