Aragón
Suscríbete

Los universitarios critican que a pocos días de los exámenes solo abren tres bibliotecas

La Universidad dice que gasta 6.000 euros en mantenerlas en Navidad y que cierra las demás por falta de recursos. Los alumnos denuncian que las que funcionan están saturadas.

La sala de estudios de Economía y Empresa
Los universitarios critican que a pocos días de los exámenes solo abren tres bibliotecas
José Miguel Marco

El Colectivo de Estudiantes Progresistas de Aragón (CEPA) denunció ayer el "colapso" de las tres únicas salas de estudio de la Universidad de Zaragoza que están abiertas estas Navidades y lamentó que, un año más, la institución académica haya decidido incluir el cierre del resto de sus bibliotecas como una de las medidas de su plan de eficiencia. CEPA criticó, en concreto, que a pocos días de empezar los exámenes tengan que estar "peleándose" por conseguir una silla y denunció que "los recortes que está aplicando la Universidad están traduciéndose en un deterioro de los servicios prestados a los alumnos".

Lo cierto es que desde el pasado 30 de diciembre, la institución tan solo ha dejado abiertas tres salas de estudio: las dos del pabellón de Filología (que tienen sitio para 540 estudiantes) y la de la Facultad de Economía y Empresa(con aforo para otras 250 personas). Precisamente, la apertura de la biblioteca de este último centro es una novedad de estas Navidades, ya que desde que se aplica el plan de eficiencia solo se habilitaba el pabellón de Filología.

De hecho, su apertura es fruto de las conversaciones que mantuvieron tiempo atrás los estudiantes y el Rectorado para intentar dar un mejor servicio durante las Navidades. "Lo valoramos como un avance, pero se ha demostrado que es insuficiente. Las que están abiertas están llenas y eso que hay estudiantes que directamente no vienen porque saben lo que se van a encontrar", valoró Nacho Serrano, miembro de CEPA.

"No hay más dinero"

El vicerrector de Estudiantes, Fernando Zulaica, reconoció ayer que la biblioteca de Filología estaba llena. Pero recordó que la Universidad arrastra unas fuertes limitaciones presupuestarias derivadas de la falta de financiación. Apuntó que abrir durante estos días la sala de estudio de la Facultad de Economía y Empresa le cuesta a la institución 3.000 euros. "Es un dinero que además no está consignado en ninguna partida y que tendré que sacar del presupuesto del Vicerrectorado de otras partidas que, quizá, sean más importantes que esta", lamentó. Añadió que el coste de habilitar las salas de estudio de Filología también es de otros 3.000 euros aproximadamente.

"Podríamos haber abierto alguna biblioteca más –abundó Zulaica–, pero sería necesario un dinero que no tenemos. Los recursos son los que son". El vicerrector también añadió que otras instituciones deberían colaborar en la apertura de bibliotecas en época de exámenes para dar una solución. Con ello también se refirió a que estas salas son utilizadas por alumnos que no son de esta institución académica, tales como estudiantes de otras universidades que pasan las Navidades en Zaragoza, personas que están estudiando oposiciones e incluso adolescentes que aún están en Secundaria o Bachillerato. "Siempre hemos tenido algo de manga ancha. Pero esto no puede ocurrir. Llevo mucho tiempo predicando en el desierto para que haya otras instituciones que en época de exámenes abran alguna de sus bibliotecas por las noches y en fin de semana", lamentó.

CEPA ha vuelto a habilitar estas Navidades la Casa del Estudiante como sala de estudio sin el visto bueno de Rectorado."Queremos demostrar que si la Universidad no facilita los espacios adecuados a los estudiantes, somos los alumnos quienes nos organizamos para poder ejercer nuestros derechos y deberes como estudiantes", apuntó este colectivo en una nota de prensa.

Zulaica se mostró molesto con que se utilice la Casa del Estudiante de esta forma, ya que –según aseguró– se había llegado a un acuerdo con los alumnos por el que estas Navidades se iba a abrir la biblioteca de Economía y Empresa a cambio de que los estudiantes no utilizaran la Casa del Estudiante de esta forma. "Es un espacio que está fuera del campus y en donde no podemos poner ni un conserje, por lo que no reúne las medidas de seguridad adecuadas", apuntó. Por su parte, CEPA negó que se hubiera llegado a un acuerdo en estos términos.

La Universidad recuperará su actividad normal este jueves y está previsto que varios centros abran por la noche y el fin de semana durante la época de exámenes. Los horarios pueden consultarse en www.unizar.es.

Etiquetas