Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El barrio Oliver aspira a recibir 50 millones hasta 2022 con el nuevo PIBO

El plan integral, aprobado el martes, fija un listado de proyectos sociales, de infraestructuras y participación. De momento, ya se han concretado programas por valor de casi 17 millones.

El barrio Oliver aspira a recibir cerca de 50 millones de euros hasta 2022 en programas sociales y de infraestructuras gracias a su nuevo plan integral, aprobado el pasado martes en el pleno municipal. De esta cantidad, ya se han concretado proyectos por 17 millones de euros tanto en infraestructuras y equipamientos, programas sociales y nuevos sistemas de participación (el resto están pendientes de cuantificación). "Es un plan realista, con futuro, aprobado por unanimidad y elaborado con los vecinos", explica el presidente de la junta de distrito, el concejal del PP José Ignacio Senao. "Este documento refleja las necesidades del barrio", añade el presidente de la asociación de vecinos, Manuel Clavero.

El nuevo Plan Integral del Barrio Oliver (PIBO) se estructura en tres bloques. El primero, y en el que hacen más hincapié los vecinos, es el vinculado con la educación, la cohesión social y la formación para el empleo. Entre los programas, destacan el de comedores escolares y de reparto de alimentos a domicilio (264.000 euros), el de becas para material escolar y libros (400.000 euros) o el de actividades artísticas para jóvenes en la instalación municipal el Túnel (3,6 millones).

El trabajo de intervención y mediación en la zonas más vulnerables del barrio, como el entorno de las viviendas de Gabriela Mistral (600.000 euros), la formación de adultos (360.000 euros), los programas contra el absentismo escolar o la formación de agentes comunitarios son otras iniciativas relevantes. En materia de empleo, se quieren destinar 4,8 millones a un proyecto de jardinería y rehabilitación de viviendas para personas sin recursos.

El segundo bloque está vinculado al urbanismo, las infraestructuras y el medio ambiente. La mejora de los accesos y las conexiones con San Lamberto-Miralbueno serán un elemento clave, con la prolongación de San Alberto Magno con López Sanz (500.000 euros) o la adecuación del entorno de la estación de servicios de Los Enlaces. El PIBO 2015-2022 plantea la peatonalización de diversas calles (Artigas, Huesa del Común o entorno de la plaza Copérnico), el rebaje de aceras y eliminación de barreras o la mejora de Antonio Leyva y la reforma integral de PíoBallesteros.

En materia de equipamientos, los vecinos inciden en la importancia de recuperar el antiguo colegio Ramón J. Sénder para convertirlo en centro sociolaboral y de formación de adultos, así como la rehabilitación del viejo depósito de agua, un emblema del barrio. Destaca además la mejora de las instalaciones del centro de la tercera edad, que recibirían 4,5 millones. Las actuaciones en solares y medianeras, la mejora de la limpieza y el transporte o la ampliación del programa de participación del parque de Oliver son otras actuaciones.

Por ultimo, el plan integral quiere configurar nuevos espacios de participación en torno a la oficina del PIBO, de nueva creación. "Sería una herramienta importante, porque el plan no tenía ningún órgano para hacer seguimiento", dice Senao. En este sentido, se quiere reforzar la colaboración con la mesa de agentes del barrio, la mesa de infancia o la plataforma de Oliver para crear una red de tejido social activo.

"Las prioridades deberían ir enfocadas sobre todo a acciones que mejoren la calidad de vida de los vecinos, el empleo y la educación, no tanto a grandes infraestructuras", explica Manuel Clavero, que destaca que este plan nace de la participación vecinal con los técnicos municipales y la junta. Clavero recuerda que este segundo PIBO (el primero se remonta al año 1998, con Luisa Fernanda Rudi como alcaldesa) tiene la voluntad de ser "un documento abierto", sujeto a actualizaciones.

Etiquetas