Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Varias calles del Arrabal mejorarán su iluminación con una inversión de 500.000 euros

En Sobrarbe y San Juan de la Peña se cambiarán 151 farolas para evitar las ramas de los árboles.

El Ayuntamiento era consciente de que "hacía falta una actuación", pero las estrecheces económicas de los últimos años habían obligado a posponer una y otra vez la mejora del alumbrado de varias calles del Arrabal. Final y afortunadamente, se acaban de adjudicar las obras para cambiar todas las farolas y luminarias tanto de la calle de Sobrarbe como de la avenida de San Juan de la Peña por un importe de 516.374 euros, unos 300.000 menos de lo previsto.

El Arrabal ha sido tradicionalmente ha sido una de las zonas peor iluminadas de la ciudad. En muchas de sus calles los árboles tamizan las luces y restan visibilidad, por lo que los vecinos llevaban años solicitando luminarias intermedias, situadas a media altura de la farola, que pudieran sortear las frondosas ramas. En los próximos seis meses se cambiarán todos los postes de luz de las citadas calles (hasta un total de 134 columnas) y se añadirán, además, nuevas farolas (unas 17), dado que las existentes hasta ahora están muy distanciadas entre sí.

Las obras tienen un plazo de ejecución de seis meses, que puede parecer ‘generoso’, pero "hay intervenciones complicadas que requieren cambios de los cuadros eléctricos, que afectan a las arquetas y que precisan cimentación para los nuevos postes de luz", explican fuentes del área que gestiona la concejal Lola Campos.

Cuentan también en Infraestructuras que antiguamente se urbanizaban las calles con árboles de gran porte pero estos han causado problemas no solo por tapar las luminarias sino por destrozar algunas canalizaciones subterráneas también. Por eso ahora se apuesta por otro tipo de especies, algo más pequeñas, que no generen problemas.

Las nuevas farolas tendrán una altura de unos 10 metros, pero también contarán con focos ‘a mitad de brazo’ que iluminarán las calzadas a una altura de cuatro o cuatro metros y medio. En total se instalarán 184 puntos de luz pero habrá 332 luminarias que resten oscuridad a dos de los principales ejes de la margen izquierda.

Según el pliego de condiciones, el nuevo alumbrado deberá plegarse al plan de eficiencia energética municipal y apostará por la tecnología y las lámparas led, que tienen un consumo muy inferior a las bombillas tradicionales. Urbanismo ahorró el año pasado más de un millón de euros en la electricidad de las farolas por el plan de eficiencia y contribuyó también a la reducción de la contaminación lumínica: el consumo por habitante cayó a 72 kW por ciudadano y año, frente a los 92 de media de las grandes ciudades.

Eso sí, como nunca llueve a gusto de todos, estos méritos no impedirán que una vez se hayan solventado los problemas del Arrabal, aún quede trabajo por hacer y justificadas quejas por insuficiente iluminación en San José, Santa Isabel o La Romareda.

Etiquetas