Aragón

Muere un cazador de Navarra por un disparo de su hermano en una batida en Javierrelatre

Ambos formaban parte de una batida de caza mayor muy numerosa. El suceso ocurrió al mediodía en La Sierra.

Un cazador navarro de 26 años murió ayer durante una batida de caza de jabalíes en Javierrelatre (Caldearenas) al recibir un disparo fortuito de rifle de su propio hermano, según los primeros indicios. Este se hallaba en un puesto de espera anexo al del fallecido. Ander Gamboa, vecino de Arriazu, formaba parte de un grupo de unas 30 personas procedentes de Navarra y del País Vasco.

El hermano, de 24 años, prestó declaración ante la Policía Judicial de Jaca, que ha abierto una investigación para esclarecer las circunstancias del suceso. Fuentes cercanas al caso, indicaron que no fue necesario que el autor del disparo pasara ante el juez de guardia y quedó en libertad.

Los hechos se produjeron poco después de las doce del mediodía en La Sierra, un paraje cercano a Javierrelatre. Al parecer, el joven recibió un impacto en el abdomen. Los cazadores alertaron a los servicios de emergencia de lo ocurrido y los especialistas en Montaña de la Guardia Civil se desplazaron hasta el lugar con el helicóptero de la Benemérita, ya que debido a lo escarpado de la zona el acceso era complicado.

El cuerpo fue trasladado por el vehículo aéreo hasta el helipuerto de la Escuela de Montaña de Jaca, donde esperaba ya el servicio de la funeraria para llevarlo hasta el depósito del Hospital de Jaca, donde se le practicaría la autopsia, según informaron desde el instituto armado.

Mientras, su hermano fue trasladado hasta el cuartel de la Guardia Civil de Sabiñánigo y allí la Policía Judicial de Jaca le tomó declaración. A lo largo de la jornada también se interrogó al resto de los componentes de la batida. Según algunos cazadores del entorno del fallecido, el disparo le alcanzó debido a un rebote. Ander Gamboa, que cumpliría 27 años en marzo, iba con una cuadrilla que estaba integrada por vecinos de las poblaciones navarras de Leiza y Areso y de Andoain (Guipúzcoa). La Guardia Civil inspeccionará hoy el lugar donde ocurrió el trágico suceso.

Asiduos de la zona

La batida se desarrollaba en el coto de Campomayor, propiedad de la Sociedad de Cazadores Virgen de los Ríos de Caldearenas, municipio al que pertenece Javierrelatre. El presidente de la entidad, Ricardo Pérez, comentó que gran parte de los componentes del grupo que ayer estaba en la sierra son asiduos de la zona y que incluso tienen alquilada una casa en la localidad de Rasal, cerca de Javierrelatre, durante la temporada de caza para quedarse allí durante los fines de semana.

Pérez señaló que la zona donde ocurrió el suceso está a bastante altitud, a más de 1.000 metros, y que es muy boscosa. Asimismo, indicó que en algunas ocasiones, los cazadores de esta sociedad han realizado batidas conjuntas con algunos de los que formaban parte del grupo que ayer estaba en el coto.

Lo sucedido causó gran consternación en la zona, donde los cazadores navarros y vascos son bastante conocidos. Además, en un primer momento y debido a las numerosas personas que formaban parte de la batida, hubo mucha confusión, según indicó el presidente de la Sociedad Virgen de los Ríos.

Hace solo dos meses que se produjo otro accidente de caza mortal en la provincia. El 15 de noviembre, un cazador de 52 años perdió la vida durante una batida de caza de jabalíes en Monzón al recibir el impacto de una posta, un tipo de munición prohibida.

Tres días después, la Guardia Civil detuvo a un hombre de 70 años, también vecino de Monzón y compañero de la batida donde murió Ginés Sánchez. Al parecer, este lo confundió con una presa, ya que la víctima se adentró en una zona de arbustos y ramas y al moverse motivó la confusión de su compañero, que disparó creyendo que se trataba de un jabalí. Quedó en libertad con cargos

Etiquetas