Aragón

"Ser Justicia es un altísimo honor, pero no es buen oficio"

García Vicente no tiene información alguna sobre su posible relevo al frente del Justiciazgo.

"Ser Justicia es un altísimo honor, pero no es buen oficio"
"Ser Justicia es un altísimo honor, pero no es buen oficio"
Francisco Jiménez

El Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, ha mencionado que no tiene información alguna sobre su posible relevo al frente del Justiciazgo. Preguntado sobre si volvería a repetir en el cargo se ha limitado a indicar que es "un altísimo honor" aunque "no es un buen oficio".

"Nunca he preguntado sobre el tema, ni cuando me han propuesto ni ahora, es algo que está al margen del Justicia, que lo que tiene que hacer en su labor diaria es servir a los ciudadanos", ha apuntado en declaraciones a los medios de comunicación este viernes, durante el acto de conmemoración del 423º Aniversario de la ejecución de Juan de Lanuza V.

En este punto, ha comentado que las tres veces que ha sido elegido, por unanimidad en las Cortes, ha sido porque desde el Parlamento aragonés se lo han ofrecido y "siempre he dicho lo mismo, si están todos de acuerdo en que sea Justicia lo seré, pero nunca he llamado yo a nadie y tampoco lo he hecho ahora".

Ha destacado en que ha sido un honor ser Justicia de Aragón durante los 16 años que lleva en el cargo, "incluso me parece que ha sido un pequeño milagro civil".

Sobre si le propusieran seguir como Justicia, ha remarcado en que es "un altísimo honor" pero "no es un buen oficio, porque no es fácil controlar a aquel que te ha nombrado, a través de una institución cuyas resoluciones no son ejecutivas".

En este contexto, ha realizado un balance de los 16 años en los que ha sido Justicia de Aragón, ha recordado que se han tramitado unos 31.000 ó 32.000 asuntos, se han hecho casi 5.000 sugerencias a la administración, publicado 120 libros y, con la crisis, triplicado el trabajo que realizado con las mismas personas.

Además, ha continuado, "durante tres años no hemos necesitado recursos ajenos sino que con lo que nos ha sobrado de años anteriores hemos manteniendo la institución".

"Si lo hemos hecho bien o mal es una valoración que corresponde fundamentalmente a los ciudadanos, porque el Justicia se debe a ellos", ha subrayado.

Asimismo, ha agregado que el Justicia "no tiene un programa" se lo marca "todos los días los ciudadanos", dado que "cuando entra alguien por la puerta su asunto es el más importante".CESE

El presidente de las Cortes de Aragón, José Ángel Biel, ha trasladó el 17 de septiembre, a la Mesa y Junta de Portavoces la resolución por el que dicta el cese de Fernando García Vicente como Justicia de Aragón, transcurridos los cinco años de su mandato.

De esta forma se inició el proceso de renovación del cargo que se producirá en los próximos meses, periodo en el que el actual Justicia permanece en funciones.

A fecha de 30 de diciembre, los grupos parlamentarios deberán presentar, si lo desean, un candidato por formación política. Después, será la comisión de Reglamento y Estatuto de los Diputados la que emitirá en el plazo máximo de un mes un dictamen sobre la idoneidad y adecuación de los candidatos al perfil exigido.

Así, la ley reguladora de la figura del defensor del pueblo aragonés exige unos requisitos mínimos como que el electo sea mayor de edad, estar en plena capacidad de obrar y mantener la condición de vecindad civil aragonés.

Su régimen de incompatibilidades le exige no estar afiliado a formación política, sindicato, asociación empresarial, ostentar cargo público, pertenecer a la carrera judicial, fiscal o pertenecer al Tribunal Constitucional ni mantener actividad profesional, mercantil o laboral. No obstante, estos son requisitos de incompatibilidad, no de inelegibilidad, por lo que dispondría de un periodo de un mes desde que sea nombrado para renunciar a dichos puestos.

Tras el dictamen de la comisión, la elección se aprobará en sesión plenaria en la que requiere de una mayoría reforzada de tres quintos de parlamentarios, es decir, cuarenta votos favorables. Si ninguno de los candidatos alcanzara dicho nivel de acuerdo, se iniciará de nuevo el proceso hasta una tercera votación en la que se resolvería con aquel candidato que lograse un apoyo de la mayoría absoluta.

Después, el nuevo Justicia deberá prestar juramento o promesa de acatar la Constitución y defender y proteger el estatuto de Autonomía, para con posterioridad tomar posesión ante la Mesa y Junta de Portavoces, relevando en ese momento al Justicia en funciones.

Etiquetas