Aragón
Suscríbete

Las estaciones aragonesas abrirán este fin de semana gracias a la última nevada

Aramón ha fijado la apertura en el Pirineo y Teruel para el sábado, mientras Candanchú y Astún lo harán el viernes 12.

En Cerler, la última nevada ha dejado hasta 60 centímetros. En la imagen, la terraza del Ampriu
Las estaciones aragonesas abrirán este fin de semana gracias a la última nevada
Aramón

La nevada que las estaciones de esquí ansiaban por fin ha llegado y ya se preparan para abrir sus puertas el próximo fin de semana. Con hasta 60 centímetros en las cotas más altas de Cerler -la única que hasta ahora había inaugurado la campaña-, 25 en las zonas más bajas del valle del Aragón y unos 40 en Formigal, los complejos confirman que los amantes del esquí podrán deslizarse por sus laderas este sábado, si bien nadie se atreve a anunciar la cifra de kilómetros que ofertarán. El fuerte viento que a última hora de la tarde de ayer soplaba puede dañar la idílica imagen que el temporal ha dejado y hasta hoy, que comprobarán en las zonas más altas si el aire ha barrido la nieve, no lanzarán los primeros partes de apertura con los valles y pistas que pondrá a disposición del cliente.

A primera hora de la mañana de ayer, los maquinistas de las estaciones estaban preparados para una dura jornada. Había caído la nevada que esperaban en las estaciones de esquí del Pirineo y había que comenzar a pisar y preparar las pistas para abrir el fin de semana y porque, con el manto más compacto, el viento que se esperaba para la tarde no fuera tan dañino. Aún a falta de comprobar como se ha comportado el aire durante la noche, todas las estaciones aragonesas confirmaron la pronta inauguración.

Aramón informó de que abrirán el sábado. Cerler, aunque parcialmente, ya lo ha hizo el pasado fin de semana, si bien durante la semana permanece cerrada con el objetivo de trabajar para ampliar la oferta. La nieve de las últimas horas se lo permitirá e incluso confían en abrir la cota 1.500 (el pueblo) como acceso principal. En el valle de Tena, donde se ubican Formigal y Panticosa, será el estreno de la temporada.

También Teruel, donde la nevada ha sido menos copiosa, abrirá sus estaciones el día 13. Valdelinares y Javalambre estaban cubiertas ayer por un manto de 10 centímetros de nieve y los cañones de fabricación artificial trabajan desde hace días gracias a las bajas temperaturas, de hasta seis grados bajo cero. Se espera que para Navidades las instalaciones de Valdelinares funcionen al 100%, lo que supone el estreno del nuevo telesilla y de las pistas abiertas.

Pero las primeras en dar el pistoletazo de salida serán las del valle de Aragón, Candanchú y Astún. En la más veterana, Candanchú, se mostraban ayer a mediodía muy esperanzados, cuando lucía el sol sobre la nieve recién caída. "Podemos confirmar que abriremos el día 12, al menos la zona de seguridad de Pista Grande y parte del Tobazo. Será una preapertura a precio promocional de 20 euros", especificó Antonio Bentué, director comercial. Pero para el fin de semana no pudo precisar kilómetros. Y es que, al igual que el resto, el problema no es tanto acondicionar las pistas sino el viento que ha acumulado en determinadas zonas mucha nieve y barrido otras.

También Astún, abrirá ese día. Según sus cálculos, han recibido unos 25 centímetros en toda la estación, "la que necesitábamos para reforzar la fabricación artificial", especificó el responsable comercial, Andrés Pita, quien añadió que ellos tampoco se han librado de las fuertes rachas de aire.

Etiquetas