Aragón
Suscríbete

Derbi de recuperación

El Bada Huesca y el BM Aragón disputan hoy en la capital oscense (20.30) un duelo para poner fin a sendas rachas negativas.

Álex Marcelo lanza en uno de los partidos de pretemporada que enfrentó al Bada y al BM Aragón
Derbi de recuperación
Rubén Mélida

El Bada Huesca y el Balonmano Aragón dirimen esta noche en el Palacio de los Deportes de la ciudad oscense (20.30) un derbi con cierto sabor agridulce. Aunque los locales siguen inmersos en la lucha por recuperar las plazas europeas para el próximo año, el conjunto de Demetrio Lozano atraviesa una situación dramática que convierte en una final lo que debería ser una fiesta. Los zaragozanos no se pueden permitir seguir tropezando si no quieren hundirse en el puesto de colista de la Asobal. Los de José Nolasco, por su parte, tampoco pueden perder la comba de sus objetivos continentales.

El BM Aragón llega al derbi en mínimos de moral, tras una hiriente derrota el fin de semana pasado ante el Fertiberia Puerto Sagunto. El conjunto zaragozano desaprovechó en los últimos minutos una renta que podría haber dado una victoria esencial para sumarse de lleno a la lucha por la permanencia. El cruel destino del pasado viernes solo admite una lección para los de Deme: la de seguir intentando la sorpresa jornada tras jornada ante cualquier equipo de Asobal, aunque multiplique en experiencia a los jóvenes guerreros del Siglo XXI. En los derbis, no obstante, el factor añadido de la motivación puede hacer que pase cualquier cosa. Amadeo Sorli y Javier Ariño, dos de los activos más importantes del conjunto zaragozano, se mantienen entre algodones aunque jugarán, mientras que el jugador-entrenador Demetrio Lozano volverá a calzarse las zapatillas para ayudar al equipo.

El partido será especial para Julio Rodríguez. El guardameta regresa al Palacio de Deportes, donde hace cuatro temporadas se convirtió en el héroe del ascenso del conjunto oscense a Asobal tras su parada en los penaltis al Anaitasuna.

Fin de la cuesta para el Bada

El Bada Huesca, gran favorito, afronta el partido tras haber atravesado un duro mes de noviembre, competición europea de por medio. La eliminación ante el Eskilstuna, que puso fin al periplo continental, también hace llegar minado de moral al conjunto oscense. En Asobal la trayectoria de las últimas jornadas tampoco es alentadora, tras las derrotas ante el Granollers y el Ademar León (uno de los dos rivales con los que ha puntuado el BM Aragón). Los de Nolasco mantienen las bajas de Pepe Novelle y Eloy González y cuenta con las dudas de Carlos Molina, Marco Mira y Adrián Nolasco, que tiene molestias en el lanzamiento.

Como en todos los derbis, quien gane tendrá premio extra. Bien es cierto que la situación clasificatoria aprieta más a los zaragozanos, que podrían ver cómo el antepenúltimo puesto se escapa a más de cinco puntos. Otra final anticipada.

Etiquetas