Despliega el menú
Aragón

Daniel Nesquens: "Como afirmaba Benjamín Jarnés, la poesía y el humor van de la mano"

El escritor ?Daniel Nesquens publica ‘Una casa distinta’, una historia fantástica y poética que recuerda el mundo de ‘El ángel exterminador’ de Luis Buñuel.

Daniel Nesquens, un fabulador para todas las edades.
Daniel Nesquens: "Como afirmaba Benjamín Jarnés, la poesía y el humor van de la mano"
José Miguel Marco

Daniel Nesquens (Zaragoza, 1967) es uno de los escritores de literatura infantil y juvenil más valorados, leídos y galardonados de la última década. Con ‘Una casa distinta’ (‘A different house’), un álbum ilustrado por Goyo Rodríguez, ganaba el I Premio Internacional Álbum Ilustrado Ciutat de Benicarló. El libro lo publica el sello Onada imagina en español e inglés.

¿Cómo nace ‘Una casa distinta’, de qué imagen, de qué reflexión?

En este caso la peripecia de algo claustrofóbico, pero sin que se note. De la consideración de estar «confinado» sabiendo que cualquier laberinto tiene una salida.

¿Cómo conviven en usted el humor y la poesía? ¿Podría decirse que ha ido ganando un poco más esta última en este trabajo?

Creo que era Benjamín Jarnés quien decía que el humor y la poesía van cogidos de la mano. Lleva, llevaba razón. Sí, me temo que sí. Desde que me dejo aconsejar por libreros a la hora de elegir mis lecturas me he puesto más «serio».

La casa, en apariencia, es como todas, pero esconde un misterio... ¿Había pensado en Buñuel y ‘El ángel exterminador’?

En Buñuel, en Goya, en el ilustrador y pintor y escritor José Luis Cano… Siempre están ahí.

¿Qué suele pasar en una casa de la que no se puede salir?

Se piensa en cómo salir, claro; pero eso es después de un tiempo. Lo primero es dialogar y conocer a los que te acompañan. Sus detalles. No hay prisa.

Por cierto, ¿quién hace mejor compañía, los perros o los gatos? Es una pregunta, con algo de humor, que aparece en el libro...

No sabría decir. Imagino que la mejor compañía es la de un libro, de los buenos, claro.

¿Es el cuento una reflexión sobre la idea de contar y la comunicación? Alguien dice: «Qué bien se está aquí, pero echo de menos el mar».

La perfección no existe, la felicidad completa tampoco, creo. Siempre hay algo que echamos en falta.

Sus libros, en los últimos tiempos, son, cada vez, más parábolas sobre el vuelo, la imaginación y, sobre todo, la libertad. ¿Sigue siendo esa la asignatura pendiente?

La imaginación es algo que echo en falta en los niños. Me sabe mal que solo miren en una dirección. Imagino que todos somos algo responsables de este hecho. La libertad… es con b alta.

Cuando escribe cuentos como ‘Una casa distinta’, ¿qué niños tiene en la cabeza?

¿Niños? No creo que tenga ningún niño. Me tengo a mí, que ya es bastante.

¿Qué ha aprendido de tantos talleres, de tantos encuentros con los niños? ¿Cómo los ve, cómo los retrata?

He aprendido bastante. Ya sé diferenciar los chicos de las chicas.

Los veo como he dicho anteriormente. También los hay cómplices. Estos me interesan mucho. Son lo que me atrevo a definir como «lectores creativos».

Penúltimo asunto: el texto también va en inglés. ¿Por qué, le hace ilusión, es un nuevo estímulo?

Fue cosa de la editorial. O de las bases del concurso. Imagino que les apetece que el libro sea editado en el extranjero. La verdad es que viene bien para repasar el inglés.

¿Cómo define las ilustraciones de Goyo Rodríguez?

Goyo es un gran observador. Ha sabido leer entre líneas. Eso es lo que tiene que hacer un buen ilustrador. Me gustan mucho sus ilustraciones. Hay muchos detalles y guiños. Son evocadoras, sin limitaciones. Digamos que ha hecho uso de una libertad total.

Etiquetas