Despliega el menú
Aragón

"El temario y las guías limitan la capacidad creativa y la imaginación"

El zaragozano César Bona es el único español seleccionado para el Premio Global del Profesor.

César Bona
"El temario y las guías limitan la capacidad creativa y la imaginación"

César Bona es profesor de primaria en el CEIP Puerta Sancho de Zaragoza y uno de los 50 maestros "más especiales" de todo el mundo.

Este zaragozano de 42 años, natural de Ainzón, es desde este lunes el único español finalista en los Premios Globales del Profesorado -dotados con un millón de dólares- que otorga la Fundación Varkeys y que reconocen a nivel mundial a los maestros más comprometidos. Hace cuatro años creó, junto con 14 alumnos de Muel, 'Children for animals', una protectora virtual que ha dado la vuelta al mundo por permitir a los niños implicarse en un proyecto real y sentir la satisfacción de contribuir con el entorno. Bona es sencillamente una persona con absoluta vocación y convicción en las posibilidades de la infancia. En su capacidad creativa y de decisión.

-¿Qué entiende por educación?

-La enseñanza no solo es abrir el libro y ceñirte a un temario. Los niños son una fuente inmensa de creatividad e ilusión. Si la potencias y le das importancia puedes recibir cosas maravillosas. Hay que educar no solo en el conocimiento sino en la actitud, para una sociedad más allá de la escuela, que tenga empatía, visión crítica y formas de argumentar sus opiniones".

-¿Cómo?

-Enseñar a los niños a perder el miedo a hablar en público es un ejemplo de ello. Es muy importante que sepan cómo expresar lo que piensan para que en un futuro sean capaces de participar en la sociedad con seguridad. 

-¿Qué es lo que no le gusta del sistema educativo actual?

-El temario y las guías limitan la capacidad creativa y el uso de la imaginación. Los chavales solo adquieren datos y muchas veces acaban perdiendo el interés por ellos. Creo que es más interesante aplicar ese temario a la sociedad actual o a la tecnología. Que sean conscientes de que tienen mucho que decir, que pueden opinar sobre ello e incluso contribuir para cambiarlo. Es una forma de que sientan verdadera inquietud y curiosidad por la teoría.

-¿De donde viene esas ganas de querer cambiar las cosas. Es fruto de grandes profesores que tuvo de niño o todo lo contrario?

-Un poco de ambas. Recuerdo a un maestro fantástico, don Dionisio se llamaba. Consiguió que sintiera verdadera pasión por la lengua. Enseñaba con pasión. Pero también recuerdo otra que me hizo odiar las matemáticas y supe qué tipo de profesor no quería ser nunca. Creo que al final es cosa de actitud. Si tienes ganas de enseñar, inquietud por lo que piensan los alumnos y curiosidad por su mundo conseguirás transmitirles las ganas de aprender.

-¿De qué forma están afectando los recortes?

-No se puede enseñar con trabas. Lo que antes hacían dos profesores ahora lo hace uno. Hacemos malabares para cubrir las clases. Tanto es así, que conozco maestros que han pensado en tirar la toalla porque cada día es más complicado. Pero al final la vocación te hace seguir en tu sitio. Al final la pérdida de valor de los maestros está repercutiendo en los chavales. No se puede pretender que hagamos milagros.

-¿Qué le parece que se compare el sistema educativo español con el finlandés?

-El sistema educativo finlandés presta un apoyo incondicional a los profesores. Esa es una de las cuentas pendientes en España donde los profesores están perdiendo valor año a año. El sistema educativo finlandés es, sin duda un ejemplo, pero también es cierto que en este país no hay una sociedad con tanta inmigración y diversidad como la española. Cada lugar tiene unas características específicas que son las que deben marcar los objetivos.

-En 2013 publicó 'El Cuarto Hocico', un libro en el que habla de la necesidad de que los jóvenes adquieran resistencia, empatía y respeto por el entorno. ¿Cómo se consigue eso?

-Los niños que hoy están en las aulas son las personas que gobernarán el país dentro de unos años. No solo hay que darles conocimiento también hay que enseñarles a gestionarlo con las personas. Con 'Children for animals', por ejemplo, conseguimos que los niños se implicaran en algo que repercutía favorablemente a la sociedad y por lo cual se sentían motivados y escuchados. Ello hizo que tuvieran más empatía y respeto.

-¿Qué significaría recibir el premio?

-Sería todo un honor, pero no solo para mí. Creo que es un regalo para la educación en general, que se valoren otras formas de potenciar las posibilidades educativas de los niños. Formas que han tenido buenos resultados. 

-En el mes de noviembre participó en la IV ponencia Mundial de Infancia y Adolescencia en México. ¿Cuáles son los objetivos en infancia que se marca la sociedad internacional?

-En materia de infancia se han conseguido muchas cosas a lo largo de estos años que hay que seguir reforzando para no perder. Es cierto que hay muchas normas que protegen a los niños pero que no se cumplen. Hay que evitar eso.  

Etiquetas