Aragón

Ilustre orla callejera

El artista urbano Me Bes llena Zaragoza de su nómina de admirados.

Me Bes mantiene viva la memoria de Paco de Lucía con este 'stencil' en San Vicente de Paúl
Ilustre orla callejera
José Miguel Marco

En Zaragoza, una ciudad llena de potentes impactos visuales, lo de Me Bes es una suerte de sirimiri. No hablamos de grandes carteles, de llamativas vallas publicitarias ni de modernas pantallas luminosas. Ni siquiera de espectaculares murales de arte urbano. Las intervenciones de Me Bes son un goteo de imágenes que, juntas, calan y conforman ya una orla de ilustres personajes, de trascendencia histórica y cultural, que apelan a la reflexión del paseante atento. No hacen falta lemas ni palabras. Sus rostros, su presencia, son el mensaje.

Las calles del Centro y del Casco Histórico de la capital aragonesa cuentan desde poco más de año y medio con estos ilustres moradores, que miran al viandante desde las paredes o las cajas de la luz. Hay músicos como Paco de Lucía, Kase O, Thom Yorke, Bob Marley, Jota (de Los Planetas) o José Antonio Labordeta; escritores como Julio Cortázar o José Saramago; cineastas como Alfred Hitchcock, Luis Buñuel o Tarantino; pintores como Picasso o Leonora Carrington, o actores como Robin Williams o Ryan Gosling. Pensadores como José Luis Sampedro, figuras seminales del ‘stencil’ como Bleck Le Rat, o de la fotografía, como Vivian Maier, conforman asimismo el listado de ídolos ‘homenajeados’.

Sorprender a la gente

Es reparar en uno de ellos y empezar a encontrarse esquina tras esquina con la talentosa ‘familia’ Me Bes. "La idea también es sorprender a la gente", dice. Es como un juego, una llamada que va implícita en el nombre que este artista urbano utiliza como pseudónimo:"¿Me ves?".

"Los retratos que pongo en la calle son de personas a las que admiro, con las que me identifico", explica Me Bes, que prefiere ocultar su identidad. "No tengo ninguna necesidad de revelar públicamente quién soy, ni personal ni profesionalmente", asegura. Tampoco le da mayor importancia a la cuestión. A pesar del anonimato, Me Bes no es huidizo. Hasta el punto de mantener conversaciones sobre su obra en las redes sociales. "Una vez alguien me dijo que variaba su ruta para ir al trabajo solo para ver una de mis obras", cuenta. "Me gusta interactuar".

Para Me Bes, lo suyo es "un ‘hobby’ reivindicativo". En su opinión, "el arte urbano es intervenir en el espacio público en contra de lo establecido". "A mí no me piden permiso para determinadas cosas, por ejemplo cuando llega la Navidad", sostiene. "Todo se ocupa con publicidad, con determinadas formas de entender el urbanismo, para que acabemos pensando de una determinada manera, para invitar al consumismo. Si yo, de repente, pongo en mitad de todo eso a, por ejemplo, José Luis Sampedro, invito a la reflexión, a pensar".

Jugosa colección

El autor de la que ya supone en Zaragoza una jugosa colección de ‘stencils’ (una técnica de arte urbano que consiste en utilizar plantillas sobre las que se trabaja con ‘spray’ y que luego se pegan en el espacio público), se describe como "un aficionado y un consumidor de arte urbano", una corriente que, dice, "se la ha comido el arte contemporáneo".

Me Bes elige cada foto muy cuidadosamente, teniendo muy en cuenta lo que quiere expresar. A partir de ahí, trabaja con ‘stencils’ de hasta 12 capas, "algo muy laborioso". Después colorea el resultado con ‘sprays’, sin salirse de la paleta del degradado de grises. El objetivo es lograr el mayor realismo posible: "Cuantas más capas, más realismo".

En cuanto a la pervivencia física de sus obras, no siente preocupación alguna: "A veces voy a ver una obra que he puesto un día y al siguiente ya no está". "Es parte del juego", zanja.

Etiquetas