Aragón

Más cursos de formación para los trabajadores aragoneses

Unas 600 empresas más que en 2012 han formado a sus empleados, un aumento constante desde 2004.

Más cursos de formación para los trabajadores aragoneses
Archivo

Desde que en 2004 se creara la Fundación Tripartita para la formación en el empleo no ha parado de crecer el número de empresas aragonesas que usan estos fondos para realizar cursos entre sus empleados. “Cada vez las sociedades están más concienciadas de que existe esta posibilidad y por ello se utilizan mucho más que en años anteriores”, explica Boris Giambanco, responsable de Formación y Empleo de CEPYME Aragón. Al mismo tiempo destaca que estas subvenciones sirven tanto para ayudar a la empresa a tener personal más cualificado como al propio empleado, que consigue ampliar sus capacidades.

Según los datos del Ministerio de Empleo, en el último año han participados 600 empresas más que en 2012, llegando a su máximo histórico de 12.623 sociedades, número muy por encima de las que se registraban cinco años atrás, cuando solo había 8.000 compañías. “Es lógico que vaya incrementándose porque al estar bonificado anima mucho a los empresarios, además, consideramos que es muy favorable que se haga esta subvención para incentivar el aprendizaje de los empleados”, destaca Juan Carlos Cantín, secretario de Empleo y Formación de CC.OO. Aragón.

De forma similar se sienten en el sector empresarial. “Estamos muy contentos porque la gran mayoría de las grandes empresas de Aragón lo utilizan, no obstante, este número va descendiendo al mismo ritmo que lo hacen los empleados, por lo que las que menor implantación tienen son las microempresas”, señala Giambanco. Sin embargo, estas últimas han ido incrementando su oferta “debido a que están más informadas de que existe la posibilidad de bonificación por parte del Estado”.

Prueba de ello es que en 2013, el 27,4% de las empresas aragonesas realizaban cursos de aprendizaje para sus empleados. Una cifra que año a año va ascendiendo, aunque cada vez de manera más ligera. En 2011 se situaba en el 25,7%, mientras que un año después se encontraba en el 27,1%, un dato bastante similar al actual. “El sistema se ha difundido por los centros de formación, lo que ha provocado que la tasa de cobertura haya ido creciendo”, resalta Giambanco.

Y es que anteriormente existían los planes agrupados, “para los cuales era necesario prever si necesitabas formar a alguno de tus trabajadores con un año de antelación, lo que dificultaba la creación de cursos”. Sin embargo, en la actualidad, todas estas demandas se han visto reducidas considerablemente. “Ahora solo hace falta planificarlo con unas pocas semanas de tiempo”, sostiene Giambanco.

Por el contrario, pese a que el número de participantes se había incrementado en los últimos tiempos, en 2013 se ha registrado el primer descenso. En concreto, hubo 8.000 participantes menos. Lo mismo ocurrió con las horas de formación, que se vieron menguadas en casi 55.000 en toda la comunidad aragonesa. “Esto es algo puntual puesto que depende de las necesidades de las empresas: hay veces que es más útil hacer un curso de 5 horas para los 200 empleados y en otras ocasiones realizar uno de 100 horas para 10 empleados”, destaca el responsable de Formación y Empleo de CEPYME.

Por su parte, desde CC.OO. aseguran que hay algunas sociedades que tienen como práctica habitual centrar su aprendizaje en un departamento concreto. “Lo lógico sería que todos los empleados pudieran beneficiarse puesto que el descuento se consigue por la cuota de la Seguridad Social de todos ellos”, señala Cantín. Al mismo tiempo destaca que aunque no es lo correcto, tampoco es ilegal, por lo que ellos solamente pueden hacer recomendaciones.

Entre las clases que más abundan destacan las de prevención de riesgos laborales, que suponen el 15% de las que se realizan en Aragón. Seguidamente se sitúan las de gestión de recursos humanos, que agrupan al 10% de los participantes. Los cursos de idiomas son los terceros más usados, en total, casi 7.000 trabajadores realizaron uno de este estilo durante el 2013. La gran mayoría son presenciales -57,8%-, seguidos por los llevados a cabo a distancia -15,4%- y, posteriormente, los telemáticos -13,9%-.

Para llevarlos a cabo, el Gobierno central aprueba un presupuesto específico. Este último año ha ascendido ligeramente después de que se rebajara en 500 millones de euros en 2012. En 2013 se situaba en los 953 millones, dos más que el año anterior. Para la bonificación se tiene en cuenta el tamaño de las empresas, en el caso de menos de 10 trabajadores hay un 100%, mientras que en las de hasta 49 es del 75%, en las de menos de 250 del 60% y en las de más supone un descuento del 50%. “En estos últimos años se está gastando todo el crédito disponible en Aragón”, subraya.

Etiquetas