Aragón
Suscríbete por 1€

Aprobada la nueva la Ley de Salud Pública de Aragón

Sustituye a la de 2002 y la oposición ha votado a favor únicamente una parte.

El pleno de las Cortes ha aprobado la nueva ley de Salud Pública de Aragón, que sustituye a la de 2002, con el apoyo de PP y PAR, grupos que sostienen al Gobierno autonómico y tienen la mayoría de la Cámara, mientras que los de la oposición, PSOE, CHA e IU, han votado a favor de parte de la ley, aquella en la que han considerado que se ha mejorado el texto, al que se presentaron 245 enmiendas, de las que se han incorporado 147, el 58%.

El objetivo de la nueva ley es que la población alcance y mantenga el mayor nivel de salud posible a través de las políticas, programas, servicios y otras actuaciones por parte de los poderes públicos, entidades privadas y organizaciones de la sociedad, así como prevenir la enfermedad y proteger y promover la salud de las personas, tanto en la esfera individual como en la colectiva.

La diputada del PP, María Ángeles Orós, que ha coordinado la ponencia donde se han debatido las enmiendas, ha afirmado que la Comunidad autónoma "necesitaba una nueva ley", texto que era un "compromiso del Gobierno" y había sido "muy demandado por los colectivos profesionales".

A su entender, el texto logrado es "más que suficiente y marco legal adecuado", tanto para los ciudadanos como para los profesionales en protección, prevención, promoción y educación para la salud. Asimismo, ha manifestado la "voluntad" por parte de todos los grupos de mejorar el proyecto inicial, habiéndose aceptado "dos tercios de las enmiendas del PSOE, más de la mitad de CHA, casi la mitad de IU y las del PAR".

Los acuerdos se han logrado en materia de los principios rectores, derechos y deberes de los ciudadanos, la creación de una comisión interdepartamental y del Consejo Asesor de Salud Pública, así como en vacunas gratuitas y universales, mientras que no los ha habido en concretar las competencias de municipios y comarcas y en la carrera profesional, cuestiones "ambas que tienen leyes específicas y será a través de ellas y de los reglamentos donde se desarrollarán".

El diputado del PSOE, Eduardo Alonso, ha reconocido que se han aceptado un "alto número" de sus enmiendas, para subrayar que el texto inicial era "manifiestamente mejorable", e indicar que sus aportaciones se han fundamentado en un texto legislativo elaborado por el anterior Gobierno socialista que no se llegó a tramitar.

En su opinión, la ley aprobada está "bastante mejorada, pero es insuficiente para lo que la salud pública aragonesa requiere en estos momentos", para considerar que los grupos que sostienen al Gobierno han sido "cicateros y despectivos con los ayuntamientos" y exponer todas las enmiendas vivas de su grupo, como las relativas a la formación de los profesionales y de la educación para la salud.

Más cerca

El diputado del PAR, Manuel Blasco, ha considerado que tras aprobarse casi el 60% de las enmiendas se está "más cerca" entre todos los grupos en esta materia, algo que ha permitido que la ley haya sido "ampliamente mejorada" y ha subrayado la creación del Consejo Aragonés de Salud Pública "como elemento de participación", ámbito que "podía parecer que carecía de ese órgano de consulta".

Otro de los avances se ha realizado en materia de comunicación, ha sostenido Blasco, que ha estimado, respecto a la distribución de competencias entre Administraciones, que es más adecuado que figuren en otras leyes y en un reglamento, que "es más fácil de modificar".

La diputada de CHA, Carmen Martínez, ha considerado que la ley aprobado "es mucho más completa" que el texto inicial, "vacío, que casi no tenía contenido", contando ahora con una redacción "más acorde y acertada con lo que se espera" de una norma así, con "una mejora importante en los artículos sobre derechos y deberes de los ciudadanos, así como sobre los principios rectores, que no solo se enumeran, sino que también se desarrollan".

Sin embargo, "no ha habido mejora en la distribución de competencias en salud pública entre las distintas administraciones, ni se recogen las especificidades de Aragón, tampoco las carencias sobre competencias profesionales", algo que hace que "no sea la ley que CHA desearía".

La diputada de IU, Patricia Luquin, ha asegurado que esta norma podría haber sido "pionera y de referencia para otras Comunidades autónomas", y si bien "hemos avanzado, es una lástima que nos hayamos quedado a mitad del camino", en vez de "haberlo recorrido conjuntamente todos los grupos" hasta el final.

La parlamentaria ha reconocido que "se han incorporado cosas fundamentales e importantes", pero ha quedado pendiente "concretar más la distribución de competencias de salud pública", especialmente en Zaragoza y su área metropolitana, así como la especialización de los profesionales.

Etiquetas