Despliega el menú
Aragón

Plaza Imperial plantea reubicar las tiendasy cerrar casi un tercio de su galería comercial

Los vendedores respaldan la iniciativa, pero no se moverán a no ser que la dirección asuma los costes del traslado.

De Laponia a Zaragoza
La casa de Papá Noel

Plaza Imperial redistribuirá sus tiendas y estudia cerrar al público alrededor de una tercera parte de su galería comercial con el fin de concentrar los negocios en la parte delantera del recinto, junto a la zona de ocio y restauración, y de mejorar la experiencia que ofrece a sus clientes. El proyecto, en manos de un equipo de arquitectos, se definirá «en las próximas semanas» y, según el gerente, José Ramón de la Lastra, «mejorará aquellas áreas que enfriaron su actividad en los dos últimos años». Los cambios podrían afectar a tiendas de las plantas cero y uno, como Shenior Collection, Mayoral, Benetton, Rustikasa, Yoigo, Juguetería Poly o Malawi, entre otras. De acuerdo con los comerciantes, las negociaciones están «muy avanzadas» en algunos casos. En otros, sin embargo, todavía no habrían empezado.

Agosto parece ser el mes elegido para culminar el relanzamiento del centro. Con la permanencia de los grandes operadores «ya confirmada» y la inauguración a finales de verano de un Hiper Simply de 5.000 metros cuadrados, la dirección negocia con varias firmas para completar el «nuevo ‘mix’ comercial de Plaza Imperial». «Habrá una oferta muy amplia y competitiva en moda y en ocio familiar. También trabajamos en la potenciación de operadores locales», afirma De la Lastra, que apuesta por una fórmula con «un marcado acento aragonés».

Los ascensores ubicados tras la plaza del Viento, escenario habitual de actuaciones, exposiciones y talleres, «marcarán la frontera entre la galería y la superficie que dejará de tener uso comercial», según los empresarios que han tenido acceso al proyecto.La gran pregunta –¿quién pagará los traslados?– sigue todavía en el aire. Aquellos que ya han iniciado las conversaciones con la dirección –los hay que empezaron a principios de año– prefieren no entrar en detalles para no entorpecer la operación. Por lo general, los vendedores avalan la iniciativa, aunque dicen tener claro que no se moverán a no ser que Plaza Imperial se haga cargo de la mudanza. «No voy a invertir miles de euros para moverme unos pocos metros, ellos son los interesados y, por tanto, los que tienen que asumir el coste», expone uno de los minoristas del tramo afectado.

«Los negocios ganarán visibilidad, los compradores no tendrán que andar por galerías semidesérticas y el centro mejorará su imagen», opina otro de los comerciantes. En su caso, el traspaso costaría «alrededor de 30.000 euros», una cantidad que no está dispuesto a pagar «dada la delicada situación del recinto». La propuesta «lleva meses sobre la mesa» y, aunque hasta el momento nadie ha movido ficha, se cree que el acuerdo es «inminente» en el caso de algunas tiendas, que podrían firmar entre abril y mayo. «Es pura lógica, ahorrarían cientos de euros en gastos de mantenimiento», manifiesta otro de los consultados.

Nueva configuración del centro

Las partes tendrán que negociar contra el reloj para tener todo listo de cara a septiembre –mes de la vuelta al cole–, teniendo en cuenta, sobre todo, que algunos contratos terminan en julio, de modo que, de no llegar a un acuerdo, varios operadores podrían salir sin penalizaciones. Entre tanto, la dirección anuncia que «en las próximas semanas» quedará definido el uso que se le dará al local que antes ocupaba Primark en el primer piso (Simply se instalará en la planta calle). «No vamos a desvelar por completo la nueva configuración de la oferta comercial y de ocio. Queremos que nuestros visitantes sean los primeros en descubrirlo», explica José Ramón de la Lastra.

Los primeros meses de 2014 «no han sido los mejores» para los comerciantes de Plaza Imperial, pero muchos creen que ya se ha tocado fondo y que ahora «toca ir hacia adelante». Y aunque no ponen la mano en el fuego por el futuro del centro, afirman que «iniciativas como esta ayudarán a suavizar la poca demanda».

Etiquetas