Despliega el menú
Aragón

Fiesta para los niños, 'vacaciones' forzadas para los padres

Las colonias urbanas y campus deportivos ganan adeptos.

Las escuelas infantiles municipales atienden a niños de 4 a 36 meses
Las escuelas infantiles municipales atienden a niños de 4 a 36 meses

Cuadrar un día sin clase en los colegios con una jornada laboral de los adultos se antoja a menudo complejo. Si el puente de los hijos abarca un par de jornadas de trabajo de los padres, los problemas de organización empiezan a agravarse. Y si lo que tienen los niños es un macropuente, la conciliación... ¿quién dijo conciliación? La pregunta se la hacen estos días los padres aragoneses. Sus hijos disfrutan de las vacaciones de Semana Santa más largas de los últimos años. La Pascua se ha unido a la festividad de San Jorge y suman doce días de vacaciones –desde el sábado pasado hasta el día 24–, frente a los once del curso anterior o los diez de hace dos. De las jornadas fijadas para este año, la mitad no coinciden con festivos laborales por lo que las familias se han visto obligadas en muchos casos a tirar de abuelos o gastar días de libranza.

Este segundo es el caso de Beatriz Martínez, madre de dos hijos, que pasará gran parte de la Semana Santa –fin de semana incluido– en la oficina frente al ordenador. «Mi marido ha tenido que pedir tres días de vacaciones esta semana y dos la que viene para atender a los críos. El año pasado los apuntamos a unas colonias urbanas, pero es un gasto alto y tal y como están las cosas... Al menos, la guardería de la pequeña sí abre lunes y martes», explica Martínez.

Aquellos que no pueden pedir permiso en la empresa ni cuentan con el salvavidas de los abuelos a mano, pueden optar por las colonias o actividades urbanas. Una de las más populares es el programa ‘abierto por vacaciones’, promovido por el Departamento de Educación y en el que los colegios cambian las lecciones por programas lúdicos. Este año, participan 29 centros y unos 680 alumnos.

El colegio Joaquín Costa de Zaragoza es uno de ellos. Para divertir a los pequeños y hacer que la vuelta al cole en vacaciones sea más llevadera, han organizado juegos en los que los alumnos se forman parte de la «loca academia de detectives». Por ejemplo, los mayores protagonizan un Cluedo humano en el que cada uno de ellos es un personaje. Entre los pequeños no faltan las manualidades también de la misma temática. «Este año hay 38 alumnos, mientras que en otras ocasiones hemos llegado a unos 60», explican los organizadores, quienes atribuyen el descenso a que un buen número de padres han pedido vacaciones.

El ejercicio suma enteros como alternativa para estas fechas y proliferan los campus deportivos organizados por gimnasios, clubes u otros organismos. El centro deportivo de Montecanal, por ejemplo, oferta bailes, actividades físicas o manualidades a un precio de 15 euros un día para socios y 22 para el resto, con descuentos si se acude varias jornadas. Además, hay posibilidad de comedor hasta las 15.30. El Stadium Venecia es otro de los que promocionan sus servicios en estas fechas e intentan «promover la convivencia y la vida sana y activa en plena naturaleza» con actividades que oscilan de los 17 a los 27 euros por día suelto según el horario (hay también ofertas por más días y posibilidad de comedor).

El Polideportivo San Agustín de Zaragoza (juegos acuáticos, deporte, juegos en inglés, talleres de cocina, cine fórum, experimentos científicos...); o el campus de iniciación al balonmano para niños de Educación Primaria del Club Balonmano Huesca y la Fundación Huesca Deporte son otros ejemplos.

Por último, las ludotecas se convierten estos días en punto de encuentro de los más pequeños y en ayuda de los padres que intentan conciliar. La necesidad es tal que algunos ayuntamientos como el de Illueca incluso ofrece una ludoteca gratuita para llenar las tardes del periodo vacacional de la Semana Santa. La actividad se dirige a niños de entre 4 y 12 años y se desarrolla en la Biblioteca Municipal (empezó el lunes, sigue hasta mañana y abrirá también lunes y martes).

¿Por qué es tan largo el puente?

El calendario escolar lo aprueba Educación, una vez oído el Consejo Escolar de Aragón, y existe un acuerdo por el que los años en los que el Jueves Santo cae en marzo, a los niños se les da vacaciones la semana de Pascua.En cambio, cuando el Jueves Santo cae en abril, los días sin clase son los previos a ese festivo. Este es el caso de este curso:los alumnos tienen clase lunes 14, martes 15 y miércoles 16, más los días propios de la Semana Santa. Además, en esta ocasión se da la circunstancia de que a la vuelta de la esquina estaba el 23 de abril, día de San Jorge, por lo que se decidió estirar la semana y juntar los puentes.

De este modo, los alumnos aragoneses tendrán este curso 175 días lectivos, el mínimo permitido por ley y uno menos que este curso. Hace dos años, el número de días lectivos ascendió a 177.

Esta circunstancia provoca, inevitablemente, que el segundo y tercer trimestre del curso queden descompensados: uno muy largo y otro muy corto, sobre todo para los alumnos de segundo de Bachillerato que deben examinarse en junio de selectividad.

Tanto los sindicatos de enseñanza CSIF, UGT, CC. OO., STEA y CGT como las familias de Fapar señalaron cuando se aprobó el calendario que el problema es «endémico», ya que viene condicionado por unas fiestas religiosas. Todos ellos abogaron por unos trimestres más equilibrados sin tener en cuenta estas festividades. Recordaron modalidades de otros países, como Francia, donde los periodos vacacionales no se establecen según las festividades religiosas.

Etiquetas